Al margen del manejo discrecional de los recursos del organismo y de la inclusión de amigos y operadores políticos en la nómina de la Fiscalía, lo más preocupante es la ineficiencia del equipo de Jorge Winckler, destituido por el Congreso de Veracruz.

La encargada del despacho, Verónica Hernández, reveló el enorme rezago: 50 mil carpetas de investigación no están actualizadas y unas 10 mil ni siquiera se encuentran en el sistema.

Se trata de una ofensa para miles de veracruzanos, que además de ser víctimas de la delincuencia también enfrentan el tortuguismo de las oficinas que deberían procurar justicia.

Compartir