Con problemas por inseguridad, vecinos de 5 colonias de Coatepec

Francisco De Luna / Hora Cero

Coatepec, Ver.-En cinco colonias del municipio de Coatepec, los robos y asaltos han sido constantes. Tan sólo en la calle «Juan de Dios Peza», uno de los accesos principales llegaron a ocurrir hasta ocho atracos en una semana.

Esto, llevó a sus vecinos implementar estrategias como «Vecinos Vigilantes», acción que consideran sí ha funcionado, porque disminuyeron los saqueos en las viviendas, narró un vecino que salía de una tienda de abarrotes.

Es en las colonias como Cedros, Los Manantiales, El Arenal, Las Primaveras y 23 de marzo, donde según, algunos colonos se trata de un polígono bastante amplio, pero que es por donde se desplazan los ladrones.

Durante el recorrido por estas colonias, se avanzó por las calles que llevan nombres de ríos como Hueyapan, Aguacatlán, Pixquiac, Xuchiapan y Cuitlapan.

También en Los Naranjos, Las Limas, Las Minas, Jazmín, Anturios, Gardenias, Luis Donaldo Colosio, Los Rosales, 2 de abril, Los Lirios, donde las familias han enrejado puertas y ventanas, así como las tiendas ante los peligros que han llegado a vivir.

Alguien cuenta que aquí varios vecinos tuvieron que hacer rondines par ahuyentar a los maleantes; otros más iban por sus hijos a las escuelas con horarios nocturnos, así como por las mujeres que salían de trabajar al caer la noche.

La calle Juan de Dios Peza es una de las más transitdas, además hay varios negocios como carnicerías, abarrotes, fondas, cafeterías y peluquerías, sólo por mencionar algunos, donde sus dueños sienten temor de ser asaltados.

Recuerdan que fue durante 2018 cuando los robos a casas, negocios o asaltos a los transeúntes se incrementó. Hubo denuncias legales, se organizaron como colonos e implementaron medidas de autoprotección.

Muchas ocasiones los atracos sucedieron entre 08:00 y 04:00 de la tarde, porque son los horarios en que menos están las familias por cuestiones laborales o de estudios «cuando llegábamos a las casas, estaban todas las puertas y ventanas rotas, pero ya no podíamos hacer nada, pues ya nos habían robado».

La vigilancia por parte de los vecinos continúa. En algunas casas hay quienes han quitado sus lonas de advertencias contra los ladrones, aunque están seguros que si llegan a detener a alguno, entonces se tendrá que atener a las consecuencias.

Compartir