Perdieron sus casas; el Ayuntamiento de Coatepec les niega apoyo

Francisco De Luna

Coatepec, Ver.-Las familias que resultaron afectadas por un socavón en Coatepec prácticamente fueron abandonadas por la autoridad municipal que encabeza el panista Luis Enrique Fernández Peredo.

Se trata de los vecinos de la colonia «Los Lirios» quienes desde hace diez días sufrieron por los daños a sus propiedades. Ellos aseguraron que desde el 16 de septiembre una fuga constante de agua provocó el reblandecimiento de la tierra.

Acto seguido, reblandeció el suelo, los cimientos no soportaron el peso de la construcción y eso originó que la casa marcada con el número 07 resultara dañada al derrumbarse uno de los cuartos.

Calculan que son en promedio 20 casas las que ahora tienen afectaciones, estas se ubican en la calle Retorno 1 de este municipio catalogado como «Pueblo Mágico». Ahí, algunas viviendas están fracturadas, en paredes, otras en sus patios se notan las grietas de la tierra.

Por ello, en varios domicilios, tuvieron que ser desalojados sus habitantes ante el peligro que representa que la tierra siga reblandeciendo y los daños se extiendan a otras propiedades.

Reportaron que recibieron las primeras recomendaciones de Protección Civil y cuando acudieron a pedir el respaldo de la autoridad municipal, la respuesta del alcalde es que desde el Ayuntamiento no habría manera de poder ayudar a los damnificados.

Culparon a la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento (CMAS), de quien aseguran los vecinos Aurelio Pérez y Rossana Hernández que desde el día 10 de septiembre se quedaron sin el servicio del líquido.

Y que además había una fuga, la cual a pesar de los reportes ante CMAS, esta no fue atendida por el área, a lo que califican como una negligencia que derivó en tragedia para las propiedades que quedaron prácticamente con pérdida total.

Ante la falta de atención por parte de la autoridad municipal, optaron por acudir a la ciudad de Xalapa y manifestar los nulos apoyos de Coatepec a pesar de que existen peligros que podrían cobrar la vida de algunas personas por la fragilidad de los terrenos.

Compartir