Desde el café

Duarte y Yunes hermanados

Bernardo Gutiérrez Parra

Desde el Reclusorio Norte, Javier Duarte de Ochoa dijo al periodista Ciro Gómez Leyva que tanto Miguel Ángel Yunes Linares como el ex fiscal Jorge Winckler armaron un entramado para meterlo en la cárcel. “Esto es un montaje, un circo, mi caso fue armado por un tipo que hoy está prófugo y por su jefe Miguel Ángel Yunes”, afirmó.

Durante la entrevista telefónica pidió a las autoridades que investiguen de dónde salieron los recursos para la campaña electoral de Miguel Ángel Yunes Márquez. “En Veracruz, Yunes Linares ha sido el origen del mal, es una especie de Guasón político que tiene un odio y un resentimiento nunca antes visto, pero lo importante es investigar de dónde proviene el dinero para la campaña de su hijo”.

Duarte se equivoca o miente deliberadamente. El origen del mal, de la pesadilla de inseguridad y violencia que viven los veracruzanos se llama Fidel Herrera Beltrán. Con él empezó el desgarriate que continuó con Duarte y se recrudeció con Yunes Linares.

Mal hace el convicto ex gobernador en querer cargarle el muerto sólo a Yunes Linares cuando entre los tres llevaron a Veracruz al colapso social, económico, político y moral más grande de su historia y del que tardará generaciones en levantarse.

Al acusar a Miguel Ángel de desviar recursos públicos para la campaña de su hijo habló con la verdad; pero mañosamente se abstuvo de contar el chisme completo, porque Fidel también desvió recursos para la campaña del propio Duarte y Duarte desvió recursos para la campaña de Héctor Yunes.

Ninguno de los tres está libre de culpa, por lo que se ve muy mal que Javier quiera aventar cínicamente la primera piedra.

La entrevista fue la contestación a unas declaraciones que hizo la víspera Yunes Linares, donde manifestó que existe un pacto entre el presidente López Obrador y el grupo de Javier Duarte, para devolverle a éste los bienes que le incautaron.

Duarte despotricó contra su sucesor, pero nunca dijo si hay pacto o no. Lo que sí hay y eso hasta por sabido se calla, es la complacencia de allá arriba para que el ex gobernador utilice sus redes sociales, conceda entrevistas y escriba artículos periodísticos. Y en este país nadie que no sea el presidente de la República puede dar ese permiso a un reo.

Duarte dice que tiene audios de las extorsiones que cometió Miguel Ángel con varios de sus ex colaboradores. Y aunque no los tuviera, nadie duda que el choleño es un extorsionador. Como tampoco nadie duda que Duarte es el más grande hampón en la historia reciente de Veracruz.

Es decir, uno es un fullero y el otro un ladrón, luego entonces, pertenecen a la misma especie.

Y aunque no se pueden ver ni en pintura y se odian hasta el tuétano, ambos saben que sus latrocinios, corruptelas y abusos los igualan. Y al igualarse se hermanan.

Caray, quién lo dijera.

bernardogup@hotmail.com

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here