Hora cero

Policías de Alvarado, de las resorteras al abuso de autoridad

Luis Alberto Romero

Prácticamente desde que inició la actual administración municipal, la policía preventiva de Alvarado ha sido una calamidad.

En junio de 2018, con el argumento de que los elementos policiacos municipales no habían acreditado los controles de control y confianza, la Secretaría de Seguridad Pública del Gobierno del Estado desarmó a los integrantes de dicha corporación.

En una actitud de franco reto, mofa a la SSP, el alcalde Bogar Ruiz Rosas tuvo la ocurrencia de entregar resorteras y piedras a sus policías, para que así salieran a patrullar; ello ocurrió el 25 de dicho mes.

Se trató de una irresponsabilidad por parte del edil, dado que no se puede pedir a un policía que haga su trabajo en esas condiciones.

Al margen de la actitud pueril del alcalde, que evidenció su falta de seriedad a la hora de abordar los temas relacionados con la seguridad pública, llamó la atención que nunca hubo un pronunciamiento municipal sobre el asunto de fondo: los policías locales carecían de confiabilidad.

Tras el cambio en el Gobierno del Estado y la salida del ex gobernador Miguel Ángel Yunes, en marzo del presente año, la Secretaría de Seguridad Pública, ahora a cargo de Hugo Gutiérrez Maldonado, regresó al municipio las armas.

En ese contexto, el alcalde presumió que de los 130 elementos, 40 ya habían aprobado los controles y contaban con los permisos de la Sedena; sin embargo, 90 uniformados aún no se acreditaban,

Habría que comentar que la Secretaría de Seguridad Pública mantuvo una fuerte presencia en el lugar, a pesar de que la corporación municipal ya había superado la crisis por falta de armamento.

Hace unos días, la policía adscrita al municipio de Alvarado volvió a ser noticia: ahora elementos estatales habrían agredido a un grupo de jóvenes, algunos de ellos menores de edad.

De acuerdo con los testigos, dos decenas de adolescentes se encontraban en el malecón del lugar cuando llegaron los elementos señalados, quienes con prepotencia los sometieron y golpearon, en un presunto caso de abuso de autoridad. Hugo 12 detenidos tras esta acción de la policía.

Culpan al comandante de la delegación, Iván “N”, por haber ordenado la detención de los jóvenes.

Ello provocó protestas e indignación entre familiares y amigos de las víctimas, quienes se manifestaron y tomaron la comandancia de la policía estatal.

Los uniformados que se encontraban en el lugar prácticamente tuvieron que esconderse, ante la muchedumbre indignada, que pedía la intervención de la SSP para castigar a los responsables de las arbitrariedades cometidas contra los jóvenes.

Por fortuna, desde la Xalapa habría llegado la orden para que se investigue, y en su caso sancione a los responsables; en consecuencia, el comandante señalado por la población de Alvarado fue destituido  y detenido para que responda por los hechos.

Ha trascendido, en torno al caso, que los agraviados procedieron legalmente y que desde la Secretaría de Seguridad del Gobierno del Estado se ordenó abrir un proceso administrativo.

En otros tiempos hubiera prevalecido la impunidad y desde la dependencia estatal habrían intentado proteger y solapar al presunto responsable de la agresión contra los jóvenes de Alvarado, cambiando sólo su adscripción por ejemplo; la buena noticia, en medio de un caso tan criticable e indignante, es que no hubo tolerancia al abuso de autoridad. @luisromero85

Este es el ejemplo de un texto alternativo
Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here