Fragmentos de Magdala, ciudad natal de María Magdalena, se exhiben en Xico

Por Yamiri Rodríguez Madrid

Desde hace algunas semanas, en la Parroquia de María Magdalena, en el Pueblo Mágico de Xico, se exhiben fragmentos encontrados durante excavaciones arqueológicas en Magdala, la ciudad natal de María Magdalena.

Magdala tiene una enorme riqueza cultural e histórica tanto para los judíos como para los cristianos. La arqueología encontrada habla de los eventos que ocurrieron en este sitio. Magdala se encuentra ubicada entre la orilla occidental del Mar de Galilea y la base del Monte Arbel. Es un lugar de encuentro 
entre la historia judía y cristiana, en Israel.

Magdala fue el pueblo más grande en la orilla occidental del Mar de Galilea hasta la fundación de Tiberíades en el año 19 d.C. Las excavaciones arqueológicas han dejado al descubierto una gran parte del área norte de Magdala perteneciente principalmente al siglo primero.

Magdala es conocida tradicionalmente en las fuentes cristianas como la patria de María Magdalena. Su nombre se menciona al menos 12 veces en los Evangelios como una de las mujeres que acompañaban a Jesús y sus discípulos y contribuían con sus propios recursos a su ministerio. Ella fue una de las mujeres que presenció la crucifixión y posterior sepultura de Cristo. Fue también la primera en ver a Cristo resucitado, y recibir del Señor la encomienda de llevar la buena nueva de su resurrección a los discípulos reunidos en el Cenáculo. Casi ciertamente Jesús predicó en Magdala durante su ministerio público.

En la misiva enviada al párroco xiqueño, Javier Aguilar Viveros, se explica que dicha ciudad fue destruída en el año 70 d.C, por lo que los fragmentos de objetos fueron de los primeros cristianos.

Dada la devoción que Xico tiene a María Magdalena, las piezas se exhiben en una urna de cristal en el atrio.

 

 

Compartir