Tuvieron que pasar casi cuatro años, tres fiscales, una recomendación de la CNDH y una disculpa púbica del Ejecutivo para que en Veracruz se abriera una carpeta de investigación sobre la agresión que sufrieron pensionados del IPE por parte de elementos de la Policía Estatal.

Así de rápida fue la procuración de justicia en los tiempos de Duarte y Yunes.

Ojalá la actual FGE no sólo abra la carpeta, como ya lo anunció, sino que le dé seguimiento y procure el castigo a los responsables.

Compartir