Todo parece cuestión de tiempo: en el remoto caso de que no desafilien a los Tiburones Rojos de Veracruz, casi con seguridad los escualos perderá la categoría dado su muy pobre desempeño en la cancha.

Por otro lado, con insistencia ha circulado la versión de que uno de los factores para la decisión de los dueños de los equipos de la Liga MX de desafiliar al club, es la investigación que realizaría la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda. ¿Será?

Compartir