La vuelta a Veracruz en un teclazo

La crisis de los cortinazos

 

Por Yamiri Rodríguez Madrid

La crisis económica y de seguridad es Coatzacoalcos y Minatitlán no da señales de que pronto vaya a terminar: por el contrario. Si hay un punto de la entidad veracruzana que está a merced de la delincuencia, es el sur. Administraciones estatales van y vienen y ninguna ha podido frenar al crimen.

Lo anterior ha provocado que decenas de comercios, muchos con décadas de antigüedad, cerraran sus puertas, las inversiones no llegan y, por ende, no hay nuevas fuentes de empleo en la región. El sur se está consumiendo.

El secuestro y el cobro de piso tiene azorados a los empresarios y comerciantes de este puerto.  Quemar los negocios de aquellos que se negaban a pagar fue una constante el año pasado y, ahora, en una nueva modalidad, han implementado los robos a través de los cortinazos.

Van casi 30 y pareciera que no hay una estrategia por parte de las autoridades de seguridad para detener a los responsables. Las famosas cámaras de videovigilancia que hace tiempo supuestamente se instalaron a lo largo y ancho de la entidad para inhibir el crimen, nada más no han grabado nada que les dé materia para actuar; tampoco se escucha que se hayan redoblado los patrullajes por las calles del Puerto de Coatzacoalcos o por Mina y, nuestro C4 estatal está empolvado y casi inoperante, mientras otras entidades en este país ya están trabajando con C5.

Desafortunadamente los casi treinta cortinazos en Coatzacoalcos, como muchos otros incidentes, se han convertido en nota nacional por la cantidad de pérdidas que ha ocasionado al comercio y por la impunidad con la que operan. Ojalá que al menos por vergüenza, se monte pronto un operativo que permita detener a los criminales. De lo contario el sur, que antaño fue la joya de la corona en términos económicos, está a solo un paso de convertirse en tierra de nadie.

@YamiriRodriguez

Compartir