Pilgrims construye dos granjas avícolas, pero no ha cumplido con estudios del impacto ambiental

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.-La empresa Pilgrims no ha entregado la manifestación del impacto ambiental para la construcción de dos granjas avícolas, aseguró la titular de la Secretaría de Medio Ambiente (Sedema), Rocío Pérez Pérez.

Esta compañía ha iniciado labores de construcción en las localidades de La Bocanita, municipio de Actopan y Los Atlixcos en Alto Lucero desde el año pasado, es decir 2019.

“Sobre este tema en particular no nos ha llegado a nosotros en la Secretaría. Nosotros ya hicimos el exhorto y atendimos personalmente al representante legal para decirle los pasos a seguir y que deben presentar a la Secretaría y hasta el momento no nos ha llegado”.

Y en caso de que haya maniobras de construcción  le corresponde a la Procuraduría de Medio Ambiente (PMA), explicó la funcionaria estatal en torno al tema que se ha convertido en polémica en ambas comunidades.

En La Bocanita, un grupo de lugareños se organizó para la resistencia y tratar de frenar el proyecto de construcción al señalar que habrá afectaciones ecológicas en esta región central veracruzana.

En las calles, fachadas de casas, escuelas y paradas de autobús hay lonas en las que se menciona el rechazo a la granja avícola.

Los inconformes detallaron que un promedio de 20 hectáreas han sido devastadas para la construcción del criadero de 16 mil pollos mensualmente.

Y consideran que el proyecto afectará a las casi 800 familias de La Bocanita, pero también a otras mil en el Ejido La Esperanza.

Mientras que en Los Atlixcos, los habitantes manifestaron que existen afectaciones al entorno ecológico por la deforestación de 30 hectáreas de áreas verdes.

Las maniobras comenzaron desde agosto a 600 metros de la población y señalaron que también se trata de la empresa trasnacional “Pilgrims México”.

Ahí la unidad de producción es de 500 mil pollos, por cada ciclo, es decir de manera trimestral lo que significa que se criarían hasta 2 millones de aves, según datos de las familias que se manifestaron a principios de noviembre.

Compartir