Desde el café

El avión que los mexicanos compraremos dos veces

Bernardo Gutiérrez Parra

El miércoles anterior y al conocer que más de 2 mil hondureños habían ingresado a su país ilegalmente en tránsito a los Estados Unidos, el presidente de Guatemala Alejandro Giammattei les dijo: “El Gobierno mexicano nos advirtió que no los va a dejar pasar. Van a poder llegar a la frontera con México pero de ahí en adelante se van a topar con un muro que no lo van a poder penetrar”.

¿Existió esa advertencia? Sí, si existió. La víspera, el canciller Marcelo Ebrard que asistió como representante de AMLO a la toma de posesión de Giammattei, se la hizo saber y la aderezó con futuros apoyos al gobierno de Guatemala a cambio de que ese país contuviera y regresara a los migrantes.

Agarrado en la maroma, el presidente López Obrador se apresuró a señalar: “Tenemos más de 4 mil empleos en la frontera sur para los migrantes, desde luego albergues y atención médica, todo. Pero también trabajo en nuestro país, se ofrece eso y lo mismo para nuestros connacionales. Hay manera de que tengan trabajo. Mi ideal es: empleo pleno, trabajo a todos”.

Como se puede apreciar, el discurso de AMLO es de cuando anduvo en campaña porque como presidente sabe que no lo podrá cumplir. El número de desempleados durante el primer trimestre del 2019 fue de 1 millón 900 mil personas. Y entre noviembre y diciembre hubo 500 mil desempleados más. A esto hay que agregar que en su primer año de gobierno la generación de empleos cayó en un 50 por ciento. ¿De dónde carajos va a crear 4 mil empleos para los migrantes en entidades como Tabasco y Chiapas donde la falta de trabajo es agobiante?

A López Obrador se le están acabando y bien pronto las “Cajas Chinas” porque no las ha sabido dosificar. La última, la rifa del avión presidencial, ha sido la más exitosa y gracias a las redes sociales fue tendencia mundial, pero ¿qué onda con lo demás?

No hay inversión privada y menos inversión pública, no hay crecimiento, no hay un sistema de justicia que dé certeza a la ciudadanía (la reforma judicial que piensa implementar será muy similar a la de la URSS de José Stalin). Gracias a su política de repartir directamente los insumos al campo, no habrá seguridad alimentaria este año porque un tercio de las cosechas se perdieron. ¿Y en salud qué? No pues en salud estamos graves, más que una vergüenza, el Insabi está resultando una tragedia nacional.

Bastó con que el presidente dijera que la violencia “bajó ligeramente” y eso le daba esperanzas, para que los delincuentes se pusieran a trabajar y este enero amenaza con ser más violento que enero anterior.

El México real comienza a hacer crack, es decir, comienza a resquebrajarse. Pero el señor presidente anda en otro canal. No hay poder humano que le haga entender que el aeropuerto de Santa Lucia no funcionará como aeropuerto internacional, que la refinería de Dos Bocas jamás refinará un barril de aceite, y que el Tren Maya terminará en trenecito de feria.

Andrés Manuel quiere pasar a la historia y lo va a lograr, pero no como él piensa.

Si sus tres obras faraónicas están condenadas al fracaso, su postración ante Donald Trump lo ha convertido en la vergüenza de la izquierda latinoamericana. Nadie, ningún presidente de México, se había humillado ante un presidente gringo como lo ha hecho López Obrador.

En el hipotético caso de que el avión presidencial se rife, los mexicanos lo habremos comprado dos veces y la segunda vez nos lo van a empujar más caro.

El aparato fue adquirido en 2012 a un precio de 218 millones de dólares cuando el peso estaba a 13 por dólar, es decir, tuvo un costo de 2 mil 834 millones de pesos que pagó el pueblo. Ahora Andrés Manuel nos lo quiere volver a ensartar mediante una rifa de 6 millones de cachitos a un precio de 500 pesos cada cachito. Esto es, nos va a vender un avión usado en 3 mil millones de pesos, 166 millones más caro que cuando se lo compramos nuevo a Peña Nieto.

En 2012, 50 millones de mexicanos que pagábamos impuestos en ese año (ahora somos 68 millones) contribuimos con 57 pesos por cabeza para la compra del avión. Ahora seis millones pagarán 500 pesos (443 pesos más) y esos 3 mil millones serán para saldar lo que se debe del aparato y no para llevar agua a las poblaciones indígenas de Hidalgo como lo asegura AMLO.

Reitero, si el avión se rifa el pueblo lo habrá comprado dos veces con lo que lo habrán esquilmado por partida doble. Y otra cosa, el presidente va a rifar algo que es de México porque el avión es propiedad del pueblo mexicano que lo pagó con su dinero.

Vaya vaya con el fenomenal chanchuyo.

Si bien es cierto que la gente se cansa de tanta pinche transa, también se cansa de los presidentes pasados de lanza. Y Andrés Manuel tiene rato que se está pasando de lanza con la noble y aguantadora raza.

bernardogup@hotmail.com

Compartir