La vuelta a Veracruz en un teclazo

La comparecencia de Hernández Giadáns

 

Por Yamiri Rodríguez Madrid

Este martes iniciaron las comparecencias de los Organismos Autónomos del Estado de Veracruz, siendo la primera en rendir cuentas la encargada del Despacho de la Fiscalía General del Estado (FGE), Verónica Hernández Giadáns.

Durante su intervención, informó que durante 2019 se iniciaron 80 mil 326 carpetas de investigación, de las cuales, al asumir las funciones como Encargada de Despacho, se encontraron aproximadamente 30 mil que no habían sido ingresadas en las bases de datos e instrumentos oficiales. En estos cuatro meses al frente, también se logró abatir ese rezago en el registro de la información en un 96 por ciento, quedando pendientes únicamente 498 carpetas y alcanzando la determinación de 32 mil 311 de esos asuntos, que incluyen la judicialización de 3 mil 299 carpetas.

En materia de evaluación y control de confianza, reveló que los reportes de la administración anterior indicaron que servidores públicos no aprobaron el proceso de evaluación y control de confianza, por lo que instruyó se iniciaran los procedimientos correspondientes y se fortalecieran los protocolos del Centro de Evaluación y Control de Confianza, quedando pendientes de evaluación únicamente 6 servidores públicos.

La comparecencia, que duró poco más de cuatro horas, coincidió con la presentación del corte al mes de diciembre de 2019 del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el cual se revela una baja en los delitos de homicidio, feminicidio y el secuestro se mantuvo en Veracruz.

Si bien las cifras oficiales revelan que prácticamente una cuarta parte de los plagios del año pasado se perpetró en la entidad -22 de cada 100-, también es cierto que cada semana se da por lo menos la detención de 2 o 3 bandas de secuestradores, algo que hace incluso a inicios del 2019 no pasaba con tanta frecuencia en Veracruz.

Obviamente salió también a flote la podredumbre que encontró al llegar Verónica Hernández, como el gasto excesivo en rentas de edificios para oficinas, por un total anual de 33.6 millones de pesos; otros 3.8 millones sin comprobar de fondo revolvente; un pasivo por más de 251 millones de pesos, a favor de diversas instancias como el SAR, IMSS, IPE, proveedores, contratistas, obra pública, retención y contribución a pagar, la excesiva dotación de combustible a altos mandos hasta por 125 mil pesos mensuales, una cantidad de personal de ayudantía asignada a altos mandos, en casos hasta con 45 elementos a su cuidado personal y de sus familias, sueldos excesivos de casi 300 mil pesos mensuales, personal que no cubría el perfil de puestos autorizados o que cobraba sin presentarse a laborar en áreas administrativas, lo que desató la ira de los yunistas que aún subsisten en el Congreso Local.

Importante también el mensaje que la encargada de despacho de la Fiscalía lanzó a la ciudadanía: “confíen y denuncien”, pues una parte prioritaria en la que también se debe trabajar es precisamente en crear una cultura de la denuncia en Veracruz.

Dicen que Roma no se hizo de la noche a la mañana, pero la voluntad de cambiar las cosas es evidente.

@YamiriRodriguez

Compartir