Mesa de redacción

Los feminicidios en la 4T

Enrique Yasser Pompeyo

Sorprende y preocupa la postura de los funcionarios federales y estatales de la llamada Cuarta Transformación con relación a los feminicidios.

Pretender borrar de un plumazo el delito es un retroceso; intentar variar el delito a homicidio para minimizar los altos índices de crímenes contra mujeres, sólo muestra la incapacidad y displicencia de las autoridades.

Como se sabe, el 14 de junio de 2012 fue publicada en el Diario Oficial de la Federación la reforma que incorporó el delito de Feminicidio en el Código Penal Federal, donde se define como feminicidio:

“Artículo 325.- Comete el delito de feminicidio quien prive de la vida a una mujer por razones de género. Se considera que existen razones de género cuando concurra alguna de las siguientes circunstancias:

I. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo; II. A la víctima se le hayan infligido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia; III. Existan antecedentes o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar, del sujeto activo en contra de la víctima;

IV. Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza; V. Existan datos que establezcan que hubo amenazas relacionadas con el hecho delictuoso, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima; VI. La víctima haya sido incomunicada, cualquiera que sea el tiempo previo a la privación de la vida; VII. El cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.

La ley es muy clara, porque además incluye lo siguiente: “En caso de que no se acredite el feminicidio, se aplicarán las reglas del homicidio”.

De lo que se trata es de investigar con perspectiva de género las muertes violentas de mujeres, precisamente para poder determinar si hubo o no razones de género en la causa de la muerte y para poder confirmar o descartar el motivo de ésta; se debe visibilizar la violencia contra la mujer en un contexto de machismo criminal.

Por ello es fundamental que el personal de las fiscalías se capacite con perspectiva de género, particularmente en una entidad como Veracruz que el año pasado ocupó el primer lugar nacional con más feminicidios, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

En el estado de Veracruz, la obligación y responsabilidad es doble, pues la Fiscalía General del Estado la encabeza una mujer.

enriquepompeyo@hotmail.com

Compartir