Ante la ola delincuencial que se registra en el municipio de Xico y ante la presunta participación de elementos policíacos en actividades ilícitas, este lunes la Policía Estatal tomó el control de la seguridad.

Este es tan sólo un caso donde los policías se ven involucrados con delincuentes, por lo que no sería raro que la medida del gobierno del Estado se reprodujera en otros municipios. Por ello, hay quienes recomiendan a las autoridades locales de la región aquel dicho: cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar.

Compartir