Esténtor político

La 4T todo quiere cambiar… pero todo sigue igual

Miguel Ángel Casique

Qué ridículo se ve el gobierno morenista dejando de lado la atención de graves y grandes problemas que deben ser atendidos como la pobreza, la miseria, la salud, vivienda, empleo, que la economía crezca o que se ataque de fondo la violencia y la inseguridad; muy mal se ve el gobierno de AMLO cuando diariamente quiere sustituir esas grandes acciones que podría realizar por cortinas de humo para que los mexicanos estén distraídos y no se den cuenta, o muy poco, de que el puesto de Presidente de la República le quedó grande y que no está preparado para llevar a México por un buen gobierno. Así se ve ahora con la burda propuesta de cancelar los puentes cívicos y crear otros, los de la Cuarta Transformación.

Ya quiero ver qué características tendrán esas propuestas, seguramente  esos puentes harán lo que no se ha hecho en más de un año de gobierno (sic), acaso harán que la economía se reactive y genere más derrama económica de la que ya se anunció se perderá, alrededor de 4 mil millones de pesos por cada puente cancelado; pero eso sí, ya hasta se formó una comisión para trabajar en la estructuración de cómo van a quedar los nuevos puentes vacacionales.

Aun y con la oposición de los principales operadores turísticos, Miguel Torruco, Secretario de Turismo, dijo que se van a eliminar los actuales fines de semana largos y que se respetarán las fechas cívicas históricas del país, pero que ¡se van a crear otros nuevos! según, con el calendario escolar. La medida no tiene ninguna razón de ser, no se dice, por ejemplo, si eso va a beneficiar a los estudiantes al tener un día más de clases, tampoco se dice, con detalle, cuál es el verdadero fondo de esos cambios, lo único que queda imaginar es que es un nuevo distractor de AMLO, pero ahora, mucho mas burdo que la misma rifa del avión presidencial.

La declaración y ación presidencial contra los «fines de semana largos» es otra de las tantas cosas que no tienen ningún sentido, simplemente es algo que no le gusta al presidente y por tanto no deben existir; hoy «todo es nuevo», hoy «todo es diferente» aunque todo lo nuevo y diferente sea peor que lo que estaba antes de que Morena llegara al poder. El gatopardismo en la 4T sigue haciendo de las suyas, por eso en el país las cosas están igual y en algunos aspectos las cosas están peor que cualquiera de los últimos sexenios. En la 4T todo pretende cambiar, pero desgraciadamente todo siga igual.

El clímax no político…

Lo gobernantes morenistas simplemente siguen dando mucho de qué hablar; por ejemplo, al edil morenista Alfredo Juárez  del municipio de Matías Romero, en la región del Istmo de Tehuantepec, seis integrantes de su cabildo lo están acusando del secuestro y tortura de la Regidora de Hacienda, Zecia Paola Zamudio, esto, según por negarse a aprobar la cuenta pública 2019 que presentaba un desfalco de 8 millones de pesos.

La funcionaria fue retenida el día viernes por la mañana y horas más tarde fue entregada con huellas de tortura y evidencias de que fue amarrada; el presidente del DIF Municipal, el alcalde y su hijo Alfredo Juárez cometieron tales hechos; la acción fue por que en una sesión de cabildo el alcalde perdió en votos la aprobación de los estados financieros.

Los gobiernos morenistas siguen dando mucho de qué hablar; en la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, simplemente no atiende a miles de capitalinos que solicitan obras y servicios para sus colonias; en Puebla, el gobernador Miguel Barbosa se ha dado el lujo de amenazar a las organizaciones y líderes sociales con aplicar «la ley» si se realizan protestas y ahora el edil morenista de Matías Romero, secuestra y tortura. ¿Qué dirá ante esto López Obrador? Muy poco, porque todos los gobernantes morenistas están cortados con a misma tijera. Por el momento, querido lector, es todo.

Compartir