Propone diputada que se reconozca la identidad de género en actas de nacimiento

Redacción

La diputada Rocío del Pilar Villarauz Martínez (Morena), secretaria de la Comisión de Igualdad de Género, informó que impulsa una iniciativa para reconocer en las actas de nacimiento la identidad de género de las personas, particularmente de la comunidad LGBTTTI.

“Con esta iniciativa damos un paso adelante al reconocimiento de los derechos de las personas de la comunidad LGBTI, para que las personas que enfrenten una convicción personal e interna distinta al sexo asignado, en la primera acta de nacimiento puedan realizar las modificaciones en su documentación acorde a su identidad”, señaló en un comunicado.

Apuntó que su propuesta plantea modificaciones a los artículos 34, 134, 135, 137 y 138 del Código Civil Federal.

La legisladora aseveró que la propuesta facilitará los medios legales y administrativos para ejercer el libre derecho a la rectificación de nombre y sexo en la documentación oficial.

“Como legisladores y legisladoras, es nuestro deber formular desde este recinto leyes que protejan a los seres humanos que no han elegido nacer con un sexo que no corresponde a su identidad sexual”, afirmó.

Villarauz Martínez enfatizó la pertinencia de la iniciativa debido a la situación de discriminación, estigmatización y violencia que sufren todas las personas que no se identifican con su asignación sexual y buscan modificar su documentación, esto sin olvidar los crímenes de odio del que son objeto.

En ese sentido, recordó que en el pasado sexenio, de acuerdo con información de la organización civil Letra S, en promedio fueron asesinadas cada año 79 personas de la comunidad por motivos relacionados con la orientación sexual o expresión de género, lo que arrojó, en todo el periodo, 473 personas ultimadas a causa de la discriminación.

“Los llamados crímenes de odio se destacan por el ensañamiento por ser especialmente brutales, por torturar y humillar a las víctimas. Esto debe cambiar, estamos frente a un gran reto que es dotar de herramientas a las personas para que libremente, frente a un caso de cambio de identidad, no sean violentados, encerrados en clínicas, sometidos a terapia o violaciones de conversión que lo único que fomentan es el odio y el rechazo”, expresó.

Compartir