Esténtor político

México suma al desempleo a 114 mil personas

Miguel Ángel Casique

De acuerdo a los datos de finales del tercer trimestre del año 2019, nuestro país tenía dos millones 147 mil 538 personas desempleadas, eran 213 mil 360 personas más que en 2018 que existía un millón 934 mil 278.

Para ese año, ya bajo la administración morenista del presidente López Obrador, las cifras ya habían crecido a pesar de que ya se habían echado a andar programas como «Jóvenes Construyendo el futuro»  o «Sembrando vida», pero han sido insuficientes.

En general, el incremento de desempleo se explicaba porque en México el sector de la construcción cayó y es uno de los principales empleadores; otro aspecto que también generó la problemática es el bajo crecimiento de las actividades agropecuarias pues generaron unos 13 mil 100 empleos, muy pocos, si lo comparamos con otros años.

Se sabe que cada año en México hay 1.2 millones de personas en edad de trabajar pero las oportunidades de trabajo son escazas y muy raquíticas; muchas de esas personas se van al empleo informal, incluso se sabe que ya somos el país con más posibilidades de ser el puntero en el trabajo informal.

Ya estamos a mediados del segundo mes de 2020 y las cosas en empleo siguen empeorando, ya el panorama en el mundo incluso no es nada alentador, la misma Organización Internacional del Trabajo (OIT) estimó que en enero, como resultado de menos dinamismo de la economía, se sumarán a las filas del desempleo unas 172 mil personas.

La tendencia y la estimación han sido que la tasa de desocupación en México pasará de 3.4% de la PEA en el 2019 a 3.7% en el 2020, y a 4.1% en el 2021; las proyecciones significan que en los próximos dos años el desempleo afectaría a más de 2.3 millones de personas, es decir, 400 mil más que al cierre de diciembre pasado. Por lo pronto, en el cuarto trimestre de 2019, de octubre e diciembre, se sumaron 114 mil personas sin empleo.

México tiene una economía por lo suelos, los empresarios no tienen certidumbre de invertir y echar andar la producción mexicana, como resultado no pueden ofrecer empleo, muchos de ellos prefieren ir a hacerle el «caldo gordo» al presidente López Obrador con su plan de vender «cachitos» de la lotería para recabar fondos.

El hecho de que más mexicanos se sumen a ese mal trae como consecuencia inmediata el incremente de la pobreza y más crisis entre las familias mexicanas. Si tomamos en cuenta que cada familia tiene entre 5 y 6 integrantes estaríamos hablando de que habría entre 500 y 600 mil mexicanos que no tendrán dinero ni para lo más básico. Pero la 4T va viento en popa y al menos un 50 por ciento de los empresarios se sigue prestan al juego y circo de López Obrador.

El clímax no político…

En San Lázaro, los diputados federales antorchistas, Brasil Alberto Peña, Eleusis Córdova y Lenin Campos se sumaron al exhorto que realizó la Cámara de Diputados a la Secretaría de Salud y al Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica para fortalecer los protocolos para  detectar oportunamente casos de coronavirus.

El diputado Acosta Peña fue claro al señor que el sistema de salud mexicano tiene experiencia para enfrentar el coronavirus, pero puso en duda la capacidad de la administración morenista para dirigir las acciones pertinentes para garantizar la prevención y en su caso combate a tal enfermedad; el problema pues de fondo para atacar los males de México es el gobierno de Morena, que no sabe ejercer el poder correctamente. Por el momento, querido lector, es todo.

Compartir