Luego de más de 40 días con el palacio municipal tomado, cualquiera pensaría que en el conflicto en el Ayuntamiento de Jamapa urge la intervención del gobierno estatal, Poder Ejecutivo y sobre todo Legislativo.

Las protestas de los empleados municipales contra la alcaldesa Florisel Ríos (PAN) van subiendo de tono; el diputado Magdaleno Rosales (MORENA) pide que la tesorería sea intervenida y la presidenta municipal solicitó el juicio político contra el síndico y la regidora. Ese es el triste panorama en un pequeño municipio veracruzano (poco más de 10 mil habitantes), donde la pobreza casi llega al 55 por ciento de la población.

Compartir