En la mira

¿Corrupción de jueces o incapacidad de fiscales?
Silverio Quevedo Elox
Dos hechos de los más recientes, ocurridos en el país y en Veracruz, han puesto en la tablita la rectitud de quienes conforman el Poder Judicial, y aunque en distintas instancias, se trata de dos situaciones en donde la honorabilidad de los impartidores ha quedado en tela de juicio y ha generado críticas que, a su vez, molesta a los actores judiciales.
Se trata particularmente de los jueces en los casos de la detención-liberación y de nuevo aprehensión del líder de Unión Tepito, Oscar Andrés Flores Ramírez, “El Lunares”, mientras que en la entidad veracruzana, la titular de la Fiscalía General, Verónica Hernández Giadáns alzó la voz en forma enérgica, por otro caso a saber:
“La jueza de control del reclusorio La Toma, Dulce María Mendoza Rosas liberó a policías municipales de Paso del Macho, acusados de desaparición forzada de personas. La encargada del despacho de la Fiscalía apeló la resolución de la jueza.
Según esto, la investigación efectiva tras arduas indagatorias de la Policía Ministerial que ejecutó la orden de aprehensión de Bonifacio N, Getzemani N, José Luis N y Blas N, el 6 de febrero, dos de ellos policías municipales de Paso del Macho en activo. El 11 de febrero la jueza liberó a los implicados al modificar su criterio.
Además del caso de la víctima Humberto Gabriel Cobos Ramón que fue levantado por los policías municipales en Mata de Varas el 16 de noviembre de 2019, y fue localizado 21 días después con múltiples huellas de tortura y el tiro de gracia en medio de unos cañales, en Atoyac.
Pero aunado los cuatro sujetos podrían estar vinculados al crimen de Rafael Pacheco Molina, ex alcalde de Paso del Macho, asesinado el 16 de diciembre.
¿Jueces o mala integración de carpetas?
Según un especialista en materia de Justicia a partir del año 2011 se dio la reforma a los Derechos Humanos en el artículo primero de la Constitución Política precisamente para que el Estado mexicano “proteja, salvaguarda y privilegia los derechos humanos de toda persona” lo que tocó varios tópicos y uno de ellos es precisamente que junto y conforme a la aplicación del sistema acusatorio y oral es evidente que se debe de privilegiar la interpretación más amplia y protectora hacia el individuo al cual se le pretende aplicar una ley.
Si bien se muestra como una evidente acción en presuntos actos de corrupción por hechos como los arriba mencionados por parte de los jueces, se trata de una crítica delicada y trivial pues también es digna de análisis desde varias perspectivas. Según esto, “decidir sobre la situación jurídica de una persona de último momento” se convierte por esa razón en lo más cuestionable. Antes, con la detención de una persona, el Ministerio Público cuenta con 48 horas para integrar una carpeta de investigación, tema que se ha puesto en discusión para ampliar por lo menos a 72 horas por el corto periodo que este representa para los investigadores.
《‘El Lunares’ en la Ciudad de México y la crítica》
Se trata de casos que han conmocionado. Y alarman a su vez a la ciudadanía. El caso del líder delincuencial de la Unión Tepito por ejemplo, es uno de ellos.
A pesar de la inconformidad y el llamado presidencial incluso, para que los Jueces no se dejen tentar por el dinero, causa extrañeza que en la Ciudad de México con este escandaloso asunto de El lunares se trata de al menos dos jueces quienes han puesto en libertad al personaje.
Siendo dos jueces de distinta competencia -fuero común y fuero federal-, junto con el tema reciente de Veracruz, y coincidentemente se trata de estados, donde se ha radicalizado las críticas a los jueces casualmente, que son gobierno de Morena. Y las fiscalías que obviamente conocen o se encargaron de integrar las carpetas de investigación en ambos casos, es sabido, traen nexos con Morena.
De esta forma ante estos incidentes los jueces son sometidos al escrutinio, pero los fiscales en cambio, no tienen “ninguna observación, ninguna responsabilidad”.  Pero históricamente en este país y en las entidades por ende, se olvida que los grandes asuntos que se han venido abajo es precisamente por mala integración hecha por los fiscales.
《En Veracruz, dos fiscales con problemas》
Basta señalar un antecedente que es claro y contundente, pues al menos de reciente memoria, no se tiene el dato que en cualquier otro estado de la República presenten un cuadro y un escenario como en Veracruz donde los dos últimos fiscales hayan enfrentado problemas jurídicos.
Así, uno de ellos es Luis Ángel Bravo, que fungió en la mayor parte del sexenio de Javier Duarte y recientemente salido de prisión y otro, Jorge Winckler, prófugo de la justicia precisamente por haber ordenado o consentido actos ilegales. Y aún más en este caso del segundo fiscal todos los procesos de personajes involucrados al gobierno de Duarte han tenido como consecuencia que han salido de prisión lo que sin duda quiere decir que en su momento fueron mal integradas las carpetas.
Y surge la pregunta, de ¿por qué pensar que ahora con el cambio de Fiscalía los fiscales ya integren bien las carpetas?
《El pasado nos condena, con Edel en un TSJE corrupto》
Si en un momento dado las actuaciones de los jueces pueden ser revisadas en otra instancia. No obstante para la ciudadanía debe quedar la tranquilidad de que el Consejo de la Judicatura puede investigarlos, organismo que careció quizá de prestigio o de confiabilidad debido a los múltiples escándalos en los que incurrió el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Edel Álvarez Peña.
Fue notorio que siendo presidente del TSJ hubo muchos abusos por parte del Consejo de la Judicatura al perder la mayoría de los amparos, lo que los hubiera dejado mal parado al realizar castigos ejemplares a los propios jueces, algo más allá de lo que comúnmente se habla al señalarles que como Consejo no tendría la calidad moral para ello.
Ante los hechos suscitados esta semana y la liberación de gente altamente peligrosa, los especialistas de la materia proponen que para aquilatar la situación debe darse una capacitación de primer nivel a los fiscales para integrar debidamente las carpetas de investigación. Y pasar el tiempo de 48 a 72 horas para integrarlas.
Además que en muy buena parte la presión hacia las Fiscalías va en el sentido de hacerse conducir bajo estadísticas, y exigirle números es decir, entregar más cantidad que calidad. Es precisamente en los últimos 15 años que en la Fiscalía de Veracruz se presiona a los fiscales para entregar más números en lugar de calidad.
Compartir