Hora cero

El cochinero de Tuxpan

Luis Alberto Romero

Uno de los ayuntamientos veracruzanos con más irregularidades administrativas es Tuxpan, municipio gobernado por el panista Juan Antonio Aguilar Mancha.

Para tener una idea de la inestabilidad en ese gobierno municipal basta comentar que por la tesorería han pasado cuatro titulares en dos años.

En la revisión a la cuenta pública de 2018, aprobada este martes por los diputados que integran el Congreso de Veracruz, el Órgano de Fiscalización Superior del Estado incluyó observaciones técnicas y financieras que el Ayuntamiento de Toño Mancha ha sido incapaz de solventar hasta ahora.

El dictamen del ORFIS consigna observaciones que hacen presumir la existencia de un daño patrimonial a la Hacienda Pública Municipal por 13 millones 56 mil 425 pesos con 38 centavos.

Indica el documento que 9 millones 197 mil 303 pesos corresponden a observaciones financieras; y 3 millones 859 mil 121, a observaciones de carácter técnico.

Entre las irregularidades detectadas al Ayuntamiento de Tuxpan se encuentra la que corresponde a la observación número FM-189/2018/003 DAÑ, que consigna que el gobierno municipal efectuó erogaciones por compensaciones, de las cuales no se tiene evidencia de que hayan sido recibidas por los beneficiarios; el monto, 8 millones 524 mil pesos; en mayo de ese año, por ejemplo, hubo compensaciones por casi 700 mil pesos.

A esa observación, el Ayuntamiento de Aguilar Mancha pretendió responder con recibos simples, sin presentar el CFDI de nómina; por otro lado, el ORFIS detectó 23 recibos duplicados por un monto de 410 mil pesos.

En ese mar de irregularidades, el ORFIS detectó obras pagadas pero que no operan; pagos improcedentes; incumplimiento de los programas de ejecución y pagos excesivos; obras sin terminar con pagos en exceso por volúmenes no ejecutados; trabajos irregulares, sin actas de entrega-recepción.

Se incluye, además, el tema de las constructoras consentidas; el Ayuntamiento reportó 106 obras durante 2018; 42 fueron asignadas por invitación a cuando menos tres personas; las 64 restantes fueron por adjudicación directa. Lo que llama la atención es que de los 106 contratos, 82 fueron asignados a 11 empresas contratistas, sin respetar los criterios normativos de imparcialidad y transparencia.

A Edificaciones ACAT le adjudicaron 21 contratos por más de 5 millones 640 mil pesos; a la Constructora e Inmobiliaria GOKHAN, 21 contratos por 6 millones 920 mil pesos; a MERVALL, siete contratos por más de 6 millones 337 mil pesos; a Brian Manuel Pérez Hernández, 3 contratos por más de 5 millones 564 mil… y así la lista hasta completar las 11 empresas consentidas del alcalde.

En total, el ORFIS emite nueve observaciones de carácter técnico a la obra pública de Tuxpan; además, 8 observaciones relacionadas con deuda pública y obligaciones; así como tres recomendaciones de carácter financiero. Todo  eso corresponde únicamente al ejercicio 2018.

A esas observaciones seguramente se sumará todo lo que el ente fiscalizador podría encontrar como resultado de la auditoría al ejercicio 2019.

Así, lo predecible es que Juan Antonio Aguilar Mancha –a quien se ubica como parte de la cuadra del ex dirigente estatal panista José de Jesús Mancha Alarcón, su primo– termine su administración dentro de poco menos de dos años en un pantano de irregularidades que podrían costarle muy caro, la tranquilidad y, si sigue igual, la libertad. En esa misma situación podría encontrarse la síndica, Arely Bautista Pérez; la ex tesorera, Martha Dolores Quiroz Lagos; y el ex director de obras, Braulio García Nieva.

No sería el primer presidente municipal veracruzano exhibido y acusado por presuntos actos de corrupción. Triste caso, el de Tuxpan, donde el alcalde es más conocido por sus francachelas que por la limpieza con la que debe conducir ese ayuntamiento. @luisromero85

Compartir