La vuelta a Veracruz en un teclazo

Las amenazas de Barbosa a los antorchistas

 

Por Yamiri Rodríguez Madrid

 

Apenas han pasado seis meses desde que inició su administración y el gobernador morenista del vecino estado de Puebla, Miguel Barbosa, ya va por su enésima crisis política y mediática, con las acusaciones, abuso e intimidación que ha hecho en contra de antorchistas.

A sus nefastas declaraciones sobre la sospechosa muerte de los Moreno Valle, a la salida de su Secretario de Gobierno, a su cuestionado y crítico estado de salud, se suma ahora las acciones que ha emprendido contra este movimiento nacional, moviendo viento y marea para evitar que se convierta en partido político estatal.

Tan solo el pasado mes de octubre, la Asociación Civil Movimiento Antorchista Poblano solicitó y obtuvo la autorización del Instituto Electoral Poblano para continuar con el proceso de formación de un Partido Político Estatal en Puebla. En tiempo record realizaron todas las asambleas establecidas en el Código Electoral: 23 de las 18 que la ley exige. Debían reunir a 11 mil poblanos y lograron el aval de 40 mil.  Sin embargo, el Instituto Electoral Estatal dio un giro, cambió a su presidente estatal y a los tres días de haber tomado posesión, acordaron declarar nulo el proceso.

Lo que no calculó el senador con licencia es que antorchistas de todo el país, incluyendo a los veracruzanos, harán una mega marcha con por lo menos 30 mil integrantes el próximo 27 de febrero, en defensa de sus dirigentes y del registro de su partido.

Aquí en Veracruz, Samuel Aguirre Ochoa, denunció que el mandatario poblado, a través de artimañas y sus operadores políticos, están creando carpetas ficticias para culpar e iniciar una cacería política en contra del Secretario General del Movimiento Antorchista, Aquiles Córdova Morán, así como de los dirigentes en el Estado de Puebla, como Juan Manuel Celis Aguirre y Soraya Córdova Morán.

Lo que preocupa es que lo mismo que pasa con Antorcha en Puebla, sea un laboratorio político para replicar en otros estados y a nivel nacional, con los organismos locales electorales y con el nacional, cerrando el paso a la creación de partidos políticos no afines al régimen actual. Si esto se tolera, lo demás sería peccata minuta.

@YamiriRodríguez

Compartir