Aumenta el consumo de tabaco entre menores

Autoridades alertan sobre uso de cigarro electrónico

Redacción

De todos los problemas de salud pública, el tabaquismo es uno de los más preocupantes; en México, el tabaco es considerado como la droga de inicio y la segunda más consumida. Se calcula que mueren anualmente más de 53 mil personas por enfermedades derivadas del tabaquismo; en promedio, diariamente fallecen 147 mexicanos por consecuencia de este problema; es decir, 6 cada hora. Estas defunciones representan 1 de cada 10 muertes en el país, según el Secretariado Técnico del Consejo Nacional contra las Adicciones.

En México, el sector salud reporta que el gasto anual para atender los problemas relacionados con el tabaco es de 29 mil millones de pesos.

Entre los daños y enfermedades que produce el tabaco destacan los infartos al corazón, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, bronquitis y enfisema pulmonar, el cáncer de pulmón, de próstata y de mama, entre otras, que son potencialmente mortales.

La tendencia en la epidemia de tabaquismo en nuestro país apunta a una disminución en la edad promedio de inicio, un mayor consumo entre menores de edad ya que el 7.1 por ciento de los fumadores en nuestro país son menores de 18 años, en tanto que el 37 .9 se encuentran entre los 18 y 29 años de edad.

Ante esta tendencia, han emergido nuevas alternativas que son referidas como “productos de bajo riesgo”, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS); existen tres categorías de estos productos: Sistemas Electrónicos de Administración de Nicotina (SEAN), Sistemas Similares Sin Nicotina (SSSN) y Sistemas Alternativos de Consumo de Nicotina (SACN); los dos primeros son conocidos como “cigarros electrónicos” o “vaporizadores” y el tercero se ha comercializado como “Productos de Tabaco Calentado” (PTC) es decir, sin combustión.

Los cigarros electrónicos o vaporizadores son dispositivos que funcionan a base de pilas y ocupan un líquido que generalmente contiene nicotina y saborizantes, este se calienta para crear un aerosol que emula el humo de los cigarrillos convencionales; estos dispositivos se pueden encontrar en toda clase de presentaciones, desde modelos con forma de lapicero a personalizables por el comprador.

Cabe destacar que en México, la distribución, exhibición, promoción o producción se encuentra prohibida en la Ley General para el Control del Tabaco.

A pesar de la prohibición, en México más de 5 millones de personas han utilizado el cigarrillo electrónico, siendo una quinta parte adolescentes, de los cuales 160 mil lo consumen actualmente.

La evidencia científica actual demuestra que no son inofensivos, ya que muchas veces contienen productos que no son mencionados por el productor, el aerosol que emana de estos dispositivos contiene sustancias toxicas como níquel, plomo, glicoles, orgánicos volátiles, entre otros.

Aunque este producto se publicita como una alternativa para dejar de fumar, la mayoría de los líquidos que ocupa contienen nicotina, dado que esta sustancia proveniente del tabaco es la responsable de la adicción, el uso de estos también provoca adicción.

Entre los principales riesgos asociados destaca la inflamación de las vías respiratorias, garganta y tos seca, infecciones virales, enfermedad pulmonar y riesgos respiratorios; su uso a largo plazo aumenta el riesgo de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y afecciones cardiovasculares.

Compartir