Mesa de redacción

Promesas incumplidas

Enrique Yasser Pompeyo

En agosto de 2018, como gobernador electo, Cuitláhuac García Jiménez se comprometió con los integrantes de la Asociación de Industriales del Estado de Veracruz (AIEVAC) a eliminar dos casetas de peaje: Fortín y La Antigua.

En aquella ocasión, en el municipio de Ixtaczoquitlán, así lo aseguró: «algo que sí va a ser de manera inmediata y que vamos a buscar eso, porque además fueron compromisos con la población será la de quitar dos casetas: la de Fortín y la de La Antigua, además es una gran ventaja porque Andrés Manuel es jarocho y no se va a olvidar de su terruño y nos va a apoyar, no porque vaya a ser alguna diferencia con otros estados sino porque geográficamente y económicamente Veracruz tiene que formar parte del desarrollo del país”.

Hoy, a más de un año de su administración, las casetas siguen ahí.

Por ello, la Cámara de Senadores retomó el tema; ha exhortado de nuevo a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para que pondere su eliminación.

Se plantea que la dependencia federal revise las tarifas que se cobran en las carreteras de cuota, con la finalidad de evitar cobros excesivos que afectan la economía de los usuarios; además de que se mejore y mantenga el estado físico de la red carretera del país.

En el caso de Fortín, en los últimos años se ha solicitado reducir el costo de esta caseta, o en su caso que se quite, por ser una carretera muy utilizada de la zona conurbada.

Para Julen Rementería del Puerto, «la zona conurbada en toda esta región necesita ocupar esta vía de comunicación y no tendría por qué pagar el costo tan elevado que se tiene en ella, el tiempo que se tarda uno en transitar por las filas tan largas que se hacen, y los sistemas de pago automático muy rara vez funcionan en esa carretera”.

Si bien en aquellas carreteras o en aquellos lugares en donde hay un recorrido de largo itinerario se justificaría, ya que la inversión en la modalidad público-privada permite que haya mejor infraestructura, en otros casos no.

Por ello, para el senador veracruzano, «es hora de que esas casetas, en algunos casos sean sus tarifas reducidas o en el caso como la de Fortín de las Flores, sea eliminada”.

La exigencia y demanda es generalizada: no es justo que los veracruzanos sigan pagando por una caseta que ya no debería existir, que ya se pagó a lo largo de las décadas que lleva funcionando.

Desafortunadamente para todos los ciudadanos, aquella palabra empeñada, hoy carece de valor, de compromiso. Se incumplió y la confianza fue defraudada.

enriquepompeyo@hotmail.com

Compartir