La vuelta a Veracruz en un teclazo

Veracruzanos, por la pena de muerte

 

Por Yamiri Rodríguez Madrid

 

Después de 16 años de no aplicarse la pena de muerte en Estados Unidos, el año pasado, nuestro vecino país del norte programó la ejecución de cinco criminales que habían asesinado, violado y torturado, lo que generó una enorme polémica. Lo anterior viene a colación porque hace unos días, ante la coyuntura de terror que se vive en el país, el Partido Verde Ecologista (PVEM) propuso aplicar esta condena en Veracruz.

Es cierto que somos uno de los estados con mayor número de índices delictivos, pero sin duda es un tema que requiere de una amplia discusión, de todos los sectores, sobre todo cuando nuestro sistema de impartición de justicia es cuestionable y endeble.

La propuesta de Carlos Marcelo Ruiz Sánchez, dirigente del PVEM en la entidad, es establecer la aplicación de la pena máxima en los casos de violación, homicidio doloso y feminicidio, cuando la víctima sea menor de edad. Lo más relevante de su planteamiento es la necesidad de aplicar soluciones drásticas para los delitos que más lastiman a nuestra sociedad, sobre todo cuando hay una profunda indignación ante la impunidad que prevalece en muchos casos y en la consideración de “respetar” los derechos humanos de los delincuentes.

A la par, consideran que para que esto sea factible, no se deben cometer errores en las sentencias, por lo que consideran que esto debe darse después de que se hayan seguido los procesos penales por todas sus instancias posibles y con absoluta certeza jurídica, donde la Suprema Corte de Justicia de la Nación deberá decidir finalmente en cada caso si se aplica o no la pena de muerte.

Los del Verde, hoy aliados de Morena, reconocen que es un camino largo el poder instaurar la pena de muerte pues, primero, se debe modificar el Marco Jurídico, iniciando por la Constitución, cuya aprobación requiere de mayoría calificada (dos terceras partes de los miembros presentes de cada una de las Cámaras), así como que México denuncie los Tratados internacionales que prohíben la pena de muerte en algunos casos.

Revivir su propuesta es un termómetro para medir el humor social que hay en el país, de lo contrario, se hubiese quedado guardada en el cajón de las propuestas. Ya veremos.

@YamiriRodriguez

Compartir