Justicia para José Carlos Guevara, «El Profe», representante de la lucha de los obreros democráticos de Tamsa

Samuel Aguirre Ochoa

En los días que corren el Juzgado Primero de Primera Instancia de la ciudad de Veracruz está por resolver el juicio instruido a José Carlos Guevara Moreno, “El Profe”, representante del Movimiento “Libertad por la Democracia” del Sindicato Nacional “Unidad y Progreso” de la empresa Tenaris-Tamsa, quien se encuentra preso en el penal de San Andrés Tuxtla, debido a la denuncia interpuesta por el representante legal de esta empresa, Lic. Pedro Olea Bretón, en el año 2013. Esta denuncia se derivó de la lucha que “El Profe” junto con un grupo de obreros encabezó en agosto de 2012 en contra del “líder sindical” Pascual Lagunes Ochoa, quien llevaba al frente de dicho sindicato 26 años y se caracterizaba por ser un traidor de los intereses de los obreros, practicaba nepotismo, nunca había informado sobre el manejo y destino de las cuotas sindicales, hacia negocios con las plazas laborales, abusaba del poder y maltrataba a los trabajadores. La lucha consistió en pelear a Pascual Lagunes la representación del Sindicato.

El resultado de esta lucha fue el triunfo de la planilla de “el Profe” en las elecciones sindicales celebradas en octubre de 2012. La empresa, que respaldó a Pascual Lagunes, despidió en 2013 a “el Profe” y a 380 de sus seguidores; e inició un proceso de contratación de gente incondicional a ambos, a pesar de lo cual José Carlos Guevara volvió a ganar la elección de septiembre de 2016 aun estando despedido y el 30 de enero de 2017 la Secretaría del Trabajo le otorgó la toma de nota, convirtiéndolo en el representante legal de los trabajadores.

Como legalmente no lo pudieron vencer, los representantes de la empresa y Pascual Lagunes recurrieron a la violencia, pues apenas dos meses después de la entrega de la toma de nota, el 24 de marzo de 2017, estando reunidos en el local del Sindicato el Comité Ejecutivo que presidia José Carlos Guevara y un grupo de obreros fueron brutalmente agredidos por hombres armados, dejando como saldo 2 obreros muertos, Pedro Cruz Maldonado y Margarito Molina García, y uno de los policías que resguardaba el local por órdenes del Gobierno del estado.

Ante la presión de las viudas de los fallecidos, de sus familiares y de los seguidores de “El Profe”, la Procuraduría de aquel entonces solicitó a un juez la orden de aprehensión contra Pascual Lagunes, al quedar demostrada su participación en el asesinato de los obreros, quien fue encarcelado el 18 de mayo de 2017 en el Módulo Preventivo de las 72 horas de la Dirección General de Prevención y Reinserción Social del Estado, conocido como el Penalito, lugar que abandonó pocos días después debido al apoyo de la empresa que intervino para que lo trasladarán a un hospital privado, de donde salió libre hace un año. Finalmente se impuso el poderío de la empresa y los padrinos de Pascual Lagunes encumbrados en el actual gobierno.

En cambio, la suerte del Ing. José Carlos Guevara Moreno, luchador sindical limpio y sincero, fue radicalmente distinta: quien fue acusado por los representantes de la rica y poderosa empresa Tenaris-Tamsa de daños a la fábrica, por un monto de 17 millones 800 mil pesos, encarcelado y sometido a juicio desde el 18 de agosto de 2017, proceso que está por resolverse en estos días. Como es de suponer, la empresa y el grupo de Pascual Lagunes están presionando para se le dicte una sentencia condenatoria, a pesar de que no existen elementos que demuestren su culpabilidad, ya que de lo que se trata es de erradicar todo intento democratizador de la vida sindical sin importar la justicia. No existen elementos por lo siguiente:

Primero, el representante legal de la empresa reconoce que no fue testigo presencial de los hechos y que lo plasmado en la denuncia se lo platicaron; segundo, el Ministerio Público no dio fe ni certificó los supuestos daños a la producción, por lo tanto no se puede determinar legalmente que existieron y tercero, los testigos presentados por la parte acusadora, testifican después de dos años y se contradicen entre ellos, reconocen ser empleados de Tamsa y sostener una dependencia económica de ésta.

Los familiares del “el Profe” y de los dos obreros asesinados hicieron del conocimiento de estos hechos al C. Gobernador del estado, Ing. Cuitláhuac García Jiménez y han estado buscando a la presidenta del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Lic. Sofía Martínez, para exponerle la situación del Ing. Guevara y pedir se le haga justicia, pues además de no existir elementos legales como queda dicho en el párrafo anterior, él y sus seguidores son la parte agraviada, la que puso los muertos y la que por mucho tiempo tuvo el respaldo de los trabajadores y de la Secretaría Federal del Trabajo que le otorgó la toma de nota. Pedirle justicia y que no se imponga el poderío económico de una empresa cuyos dueños ni siquiera son mexicanos y que el gobierno de la 4T no se haga cómplice de la fabricación de delitos en contra de un humilde obrero.

* Dirigente estatal del Movimiento Antorchista en Veracruz

Compartir