Cambio de lugar de licitaciones públicas en Veracruz provoca daños económicos: Cruz Santos

Redacción Hora Cero

La diputada Flora Tania Cruz Santos (Morena), integrante de la Comisión de Comunicaciones y Transporte, señaló que el cambio de esquema para las aperturas, revisión y fallo de las licitaciones públicas nacionales en Veracruz ha provocado daños económicos a las empresas constructoras de la entidad.

Indicó que ha habido daños económicos para los constructores de la entidad y comentó que la próxima semana informará de algunas empresas que, considera, no son aptas para participar.

La diputada por Veracruz recordó que la semana pasada integrantes de la comisión presentaron un punto de acuerdo para pedir a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que encabeza Javier Jiménez Espriú, explique por qué decidió cambiar de órgano para realizar las aperturas, revisión y fallo de las licitaciones en la ciudad de Coatzacoalcos, por ejemplo.

Señaló que previamente todo proceso de licitación se emitía en el Centro Secretaría de Comunicaciones y Transportes de Veracruz y ahora se pretende que se realicen en el Dirección General de Carreteras en la Ciudad de México.

“Para la economía del estado y los constructores veracruzanos constituye un perjuicio el que las licitaciones no se realicen en el centro SCT Veracruz, ya que el cambio que se ha realizado por parte de la SCT federal no tiene justificación legal ni práctica”, apuntó.

Cruz Santos aseguró que esta decisión complica severamente la participación de las empresas locales y regionales porque los interesados, en caso de poder participar en licitaciones, no pueden vigilar el proceso y les genera altos costos en el desplazamiento de Veracruz hacia la capital del país.

Consideró que la decisión del gobierno federal puede traer mucho daño al estado y a ciudades de la entidad, como Coatzacoalcos, que por diferentes razones se ha visto afectada en su actividad económica.

Refirió que según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de 2013 a 2018, el personal promedio mensual ocupado en el estado por las empresas constructoras era de 41 mil 271 personas; y en 2018, es de 23 mil 989, “lo que representa una caída del 41 por ciento”.

Destacó que las remuneraciones anuales bajaron de tres mil 84 millones de pesos a dos mil 138 millones de pesos, una reducción del 31 por ciento.

“El valor de la producción de las empresas generado en la entidad se ha disminuido de 24 mil 36 millones de pesos a 18 mil 101 millones, una reducción del 25 por ciento”, añadió.

Compartir