Gobierno elimina apoyos organizaciones que protegen a las tortugas

Francisco De Luna

Xalapa, Ver.-El campamento tortuguero del «Totonacapan» ubicado en el municipio veracruzano de Cazones de Herrera enfrenta dificultades financieras desde hace dos años por los recortes presupuestales.

Les han sido retiradas las becas que percibían los colaboradores, mientras que la Federación les canceló el programa de empleo temporal que reforzaban en la conservación de las tortugas marinas.

De acuerdo con el representante del campamento tortuguero de Cazones, Eleazar García Núñez, hasta 2018 el municipio les asignaba un presupuesto para el personal técnico – operativo que consistía en pagar mil 500 pesos por quincena a cada uno de los 15 empleados.

En tanto que por medio de la Comisión de Áreas Naturales Protegidas del gobierno federal los beneficiaban con empleos temporales.

También había gratificaciones extras por jornales a cada trabajador, durante la temporada de anidación y liberación de tortugas marinas en las playas de Chaparrales.

Refiere que los colaboradores del campamento requieren de una cuatrimoto para facilitar los traslados de los nidos a sitios más seguros.

Con esto se evita el robo de los huevos de tortuga y se hacen con mayor facilidad los recorridos en la zona costera de Chaparrales.

Actualmente cuentan con un vehículo, pero hay ocasiones en que el personal no dispone de combustible.

A pesar de las carencias y dificultades financieras, el grupo tortuguero ha logrado resguardar y liberar, durante 15 años consecutivos, más de un millón 200 mil crías de tortugas marinas, principalmente de las especies Lora, Verde y Carey.

«El 2019 fue un año crítico para nosotros que no tuvimos nada de apoyo en el programa de empleo temporal y, la beca no se logró, el campamento se mantuvo con las actividades que nosotros preparamos».

Para mantener el cuidado y la preservación de las tortugas marinas, el Campamento Tortuguero del Totonacapan estima que requieren de por lo menos un millón 200 mil pesos anuales.

Pero ante la falta de apoyos de las autoridades locales y federales, sólo operan con 30 mil pesos al año.

Mientras tanto, el gobierno municipal que preside el alcalde Zenón Pacheco Vergel sólo les ha aportado ayuda en especie.

Han sido trípticos y otras donaciones para efectuar eventos a favor del programa de conservación, equivalente a unos 10 mil pesos en los últimos dos años de administración.

Compartir