Hora cero

Comparte

Covid-19 y las medidas municipales

Luis Alberto Romero

Como consecuencia de la pandemia de coronavirus, Covid-19, el gobierno federal determinó declarar la emergencia sanitaria.

Las medidas adoptadas establecer la suspensión de las actividades públicas no esenciales hasta el próximo 30 de abril, con lo que se busca disminuir la velocidad de propagación de virus.

El decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación incluye medidas preventivas que son drásticas pero necesarias; por ejemplo, restringir las reuniones de más de 50 personas. El autoaislamiento es una de las recomendaciones que más destaca.

El gobierno federal ha sido enfático en el llamado a los grupos vulnerables, especialmente a la tercera edad y quienes presentan un sistema inmunológico débil, para que se queden en casa y eviten riesgos.

Se busca que con el distanciamiento social se logre bajar la línea de los contagios, la llamada curva epidémica.

Acorde a las medidas instrumentadas desde la Federación, el Gobierno de Veracruz determinó instrumentar medidas similares; en oficinas públicas cada vez se observa menos actividad; una parte importante de la burocracia estatal fue enviada a su casa para trabajar desde ahí, sin riesgos. Por eso se observan oficinas públicas semivacías.

Sólo las áreas de seguridad pública, salud, protección civil y algunas administrativas permanecen activas.

En algunos ayuntamientos veracruzanos las medidas comenzaron a reproducirse; Coatepec, por ejemplo, usa la fuerza pública para desalentar la actividad en el parque central, que literalmente fue acordonado.

Las medidas en ese municipio incluyen algunas restricciones al comercio.

Poco a poco, los palacios municipales de Veracruz comienzan a tener cada vez menor actividad; algunos, como el de Xalapa, están cerrados y sólo se puede ingresar debido a temas urgentes, impostergables.

Este martes, el alcalde de Perote, Juan Francisco Hervert Prado, médico de profesión, anunció que las actividades no esenciales en ese ayuntamiento fueron suspendidas. Además, el gobierno local ordenó acciones para reducir el riesgo de contagios en la medida de lo posible.

Expuso la autoridad municipal que sólo las áreas de seguridad pública, protección civil, servicios públicos, registro civil con sus respectivas guardias, y el área médica del sistema municipal para el Desarrollo Integral de la Familia, seguirán trabajando; el resto de los trabajadores municipales fueron enviados a sus casas.

Entre las disposiciones en Perote está el cierre del comercio a partir de las 10:00 de la noche; el retiro del 30 por ciento de las mesas en restaurantes, a efecto de asegurar la sana distancia entre los clientes; y la suspensión de la actividad de bares, cantinas y centros nocturnos.

De igual forma, fue emitido un exhorto al comercio para que sólo permitan el acceso de una persona por familia.

Todos los espacios públicos y áreas verdes municipales están cerrados; incluso el parque Juárez y la Fortaleza de San Carlos están cerrados.

En el Palacio Municipal de Perote fue instalado un lavamanos para desinfección y lo mismo ocurrirá en los siguientes días en todos los espacios públicos.

Perote es sólo un ejemplo, pero habría que decir que tanto el Gobierno del Estado como la mayoría de los ayuntamientos veracruzanos han implementado medidas con relación al Covid-19; sin embargo, de poco servirá todo ese esfuerzo si la población insiste en realizar sus actividades de forma normal, sin acatar las recomendaciones y disposiciones oficiales, como si no existiera la amenaza de la pandemia. @luisromero85


Comparte