Empresa provoca inestabilidad del suelo; denuncian daños por fracturas en edificaciones y calles

Comparte

Francisco De Luna

Papantla, Ver.-En la comunidad de Gildardo Muñoz del municipio de Papantla la carretera se ha desgajado, pero el problema principal es que las banquetas y casas presentan fracturas.

Esto ocurre desde hace 14 años, narran los vecinos de la zona norte del Estado de Veracruz, quienes han estado afectados por las condiciones de esta obra.

Odilón Hernández Núñez, vecino del lugar, dice que junto con su familia vive entre paredes cuarteadas, y columnas de concreto desquebrajados por el desbordamiento del suelo y parte del acceso que comunica a los habitantes.

Los cimientos de la construcción están inclinados hacia la sala, cocina y los cuartos dormitorios de sus familiares. El techo de láminas también comienza a colapsar. El peligro es inminente.

Odilón Hernández declaró que las afectaciones de su hogar comenzaron durante la compactación de la tierra que una empresa realizó para reconstruir la avenida 16 de Septiembre, detrás de su terreno.

Y con el transcurso de los años, las grietas se acrecentaron hasta cruzarse de un extremo a otro entre las paredes debido a que la empresa y las autoridades omitieron construir un muro de contención en la zona de pavimentación.

En la entrada del domicilio hay tramos de suelo que se han desprendido, y están a punto de caer sobre la casa de la familia Hernández. Para contener los estragos, el vecino afectado ha colocado neumáticos en un tramo del terreno, pero durante los días de lluvia, el agua se filtra de las tabiques.

Por ser el acceso principal, además de los vehículos particulares y del transporte público, la carretera es transitada por camiones materialistas que laboran en el Centro Penitenciario Federal (Cefereso) y hasta de unidades pesadas al servicio de Petróleos Mexicanos (Pemex).

En esa zona también transitan los estudiantes de la escuela primaria y secundaria que diariamente exponen su vida, ya que por el deslizamiento de la tierra, unos 25 metros de guarniciones y banquetas, así como un carril de la calle cayó al barranco.


Comparte