Mesa de redacción

Comparte

Obrador y los periodistas asesinados

Enrique Yasser Pompeyo

El presidente Andrés Manuel López Obrador en la conferencia mañanera de este miércoles volvió a arremeter contra los medios de comunicación:

Así lo dijo: “no hay en México un periodismo profesional, independiente, no digo objetivo porque eso es muy difícil, la objetividad es algo muy relativo, pero ético, están muy lejos de eso, es parte de la decadencia que se produjo y lo mismo la radio, lo mismo la televisión, no generalizo pero sí”.

Y fue más allá al considerar que los medios de comunicación “no supieron entender la nueva realidad, le siguieron con lo mismo y muchos optaron por la mentira”.

Incluso, sin prueba alguna acusó y generalizó: “lo que tenemos ahora es un periodismo muy cercano al poder, sobre todo al poder económico, y muy distante del pueblo; es un periodismo de la élite que no defiende al pueblo raso”.

Queda claro que el papel de la prensa, de los reporteros, de los periodistas no es aplaudirle al gobierno, sino cuestionarlo.

También queda claro que el presidente no conoce a todos los periodistas de a pie en el país que cada día salen en busca de la noticia y que exponen hasta sus vidas con tal de conseguir la información.

En lo que va de la administración del presidente López Obrador han sido asesinados 15 periodistas. A continuación la lista:

Víctor Fernando Álvarez Chávez (Punto por Punto, Guerrero); María Elena Ferral Hernández (Diario de Xalapa y Quinto Poder, Veracruz); Erick Castillo Sánchez (Discovery Latinoamérica, Guerrero); Nevith Condés Jaramillo (El Observador del Sur, Estado de México); Jorge Celestino Ruiz (Gráfico de Xalapa, Veracruz); Edgar Alberto Nava López (La verdad de Zihuatanejo, Guerrero).

También Rogelio Barragán (Guerrero al instante, Morelos); Norma Sarabia (Semanario Chontalpa, Tabasco); Francisco Romero (Ocurrió aquí, Quintana Roo); Telésforo Santiago Enríquez (Estéreo Cafetal 98.7 FM, Oaxaca); Santiago Barroso (Noticias Red 653/91.1 FM Río Digital, Sonora).

Además, Samir Flores (Radio Amiltzinko 100.7 FM, Morelos); Rafael Murúa (Radio Kashana, Baja California Sur); Diego García Corona (Semanario Morelos, Estado de México), y Alejandro Márquez (Orion Informativo, Nayarit).

¿El presidente también les diría a las familias de los comunicadores asesinados que no ejercían un periodismo ético ni profesional?

De acuerdo con la organización Reporteros sin Fronteras, México es el país más peligroso para ejercer el periodismo.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés) en su informe anual indicó que México fue en 2019 el país con más periodistas asesinados.

El presidente, más allá de acusar a la prensa con adjetivos como “fifí”, “mentirosa”, “conservadora” o el “hampa del periodismo”, lo que debe hacer es garantizar el pleno funcionamiento del sistema de protección a periodistas en un contexto donde se encuentran amenazados, hostigados o diezmados no sólo por el poder político, sino también por el poder criminal.

LEY DE AMNISTÍA

Este lunes, con 63 votos a favor, 14 en contra y tres abstenciones, el Senado de la República aprobó en lo general y en lo particular la Ley de Amnistía, mediante la cual se podría liberar a personas que hayan cometido delitos menores o que tengan alguna discapacidad, ante la emergencia sanitaria por Covid-19 en los centros de reclusión del país.

Para el coordinador del Grupo Legislativo del PAN en el Congreso del Estado, Omar Miranda Romero, “no es una ley que fuera de urgente resolución o votación, lo que hace es dar libertad, en algunos casos bajo algunos criterios, a algunas personas que están en las cárceles que cometieron algún delito”.

El legislador considera que “es una ley innecesaria en este momento, ya que existen otras leyes, como la Ley de Ejecución Penal, que otorga estos beneficios a las personas que se encuentran en la cárcel y que el Presidente de la República es quien tiene la posibilidad de realizar las amnistías con esta ley”.

Para Miranda Romero la señal que da Morena, a través de sus senadores, es de desamparo a la sociedad.

“Vemos una falta de atención, de tacto y de responsabilidad por parte de los senadores de Morena, los cuales en lugar de legislar acciones claras de ayuda a los micro y medianos empresarios, así como a los que se han quedado sin trabajo por esta contingencia sanitaria, se dedican a aprobar este tipo de leyes que en este momento son irrelevantes y que no ayudan para nada”.

También recordó que Acción Nacional ha propuesto el ingreso básico universal para que se legisle y no se ha hecho; además, Coparmex ha propuesto el salario solidario y “lo que vemos en este caso es que a los senadores de Morena no les interesa el pueblo, no les interesa el tema de las finanzas, de la economía”.

Para el legislador se trata de un “distractor ante la falta de acciones claras para proteger a los mexicanos; es la falta de conciencia y de sensibilidad de los senadores de Morena”.

enriquepompeyo@hotmail.com


Comparte