Desde el café

Levanta ámpula la consigna de que Verónica se quede en la FGE

Bernardo Gutiérrez Parra

Día con día aumenta el descontento de abogados, catedráticos y miembros de la clase política, que se oponen a la designación de Verónica Hernández Giadáns como titular de la Fiscal General del Estado, pero también cada día se hace sentir más el apoyo del gobernador Cuitláhuac García a esta abogada originaria de Santiago Tuxtla, que antes de hacerse cargo de la Fiscalía despachó en la Dirección Jurídica de la Secretaría de Gobierno.

“No es nada personal en absoluto, simplemente la señora no es apta para el cargo porque carece de lo primordial: experiencia en materia de derecho penal. Además, al momento en que aceptó encargarse de la Fiscalía, ocultó que tiene una prima hermana que es buscada por las autoridades por su presunta vinculación al crimen organizado. Me refiero a Guadalupe Hernández Hervis apodada ‘La Jefa’. Hay quienes al hacer referencia a ese parentesco, dicen que Verónica pertenece al ‘Cártel de Las Primas’ y eso es en detrimento no solo de la funcionaria sino de la misma Fiscalía General del Estado. A ella le harán ese señalamiento mientras viva”, me dijo un connotado abogado penalista.

Está resultando muy marcado que la consigna de la cúpula que hoy gobierna Veracruz, es que Verónica se quede en el cargo a pesar de sus deficiencias y su marcada ignorancia en los asuntos penales. ¿Para qué? Para que la FGE pierda su autonomía y sirva a sus intereses por encima de la protección y seguridad que debe brindar a los veracruzanos.

Pero ante la probable imposición han venido las reacciones. Rafael Gómez Casas, vicepresidente del Colegio de Abogados de la República Mexicana, dio a conocer que iniciaron una demanda de juicio político contra los diputados que promovieron la designación de Hernández Giadáns como encargada de despacho, ya que no existe marco jurídico que dé sustento a esa medida.

Textual indicó el jurista: “El 3 de septiembre de 2019, en la tercera sesión ordinaria de la diputación permanente, al pasar lista de asistencia se hizo notar que únicamente estaban presentes siete diputados y a pesar de ello se declaró la existencia de quorum y se impuso como encargada de despacho a la licenciada Verónica Hernández Gadians, violentando y torciendo la ley”.

Otros abogados han recurrido a los juzgados civiles a presentar su inconformidad por un simple hecho: Verónica no es apta para el cargo. “Tu escribiste un buen ejemplo. Es como si mandaras a un guitarrista a tocar el oboe en una orquesta sinfónica”, me dijo el abogado penalista.

Una versión que ha tomado fuerza los últimos días es que así como Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes Linares se quisieron cubrir las espaldas con fiscales a modo y para ello nombraron a Luis Ángel Bravo Contreras y a Jorge Winckler Ortiz respectivamente, así el gobernador Cuitláhuac García se quiere cubrir las espaldas ante su probable salida en diciembre con una fiscal a modo. Y por eso su empeño en que siga en el cargo Verónica Hernández Giadáns.

Si esto piensa el ingeniero mecánico electricista anda mal, muy mal.

A Javier Duarte su fiscal le sirvió para puras vergüenzas porque está preso, como lo estuvo el propio Bravo Contreras. Y desde antes del coronavirus Yunes Linares desapareció del radar veracruzano mientras su fiscal está escondido y necesitado de un buen abogado que lo libre de ir a prisión.

¿Qué podrá hacer Verónica Hernández Giadáns con experiencia en derecho tributario, civil, administrativo y notarial, cuando lo que necesitará Cuitláhuac será alguien ducho en derecho penal?

Algo que se está pasando por alto es que en marzo del 2018 el entonces secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marie, reconoció que sostuvo llamadas telefónicas y se reunió en una ocasión con Guadalupe Hernández Hervis, La Jefa. “Ella me dijo que tenía información de personas que estaban ocasionando homicidios en la zona de Coatzacoalcos y Catemaco”, dijo el exfuncionario. Y si no pidieron que lo quemaran en leña verde, tanto los diputados de Morena como el entonces candidato Cuitláhuac García, exigieron su remoción y que lo metieran a la cárcel.

En enero de este año y ya como encargada de la FGE, Verónica Hernández Giadáns reconoció su parentesco con la mujer: “No voy a negar un parentesco que existe, sin embargo, de las conductas y acciones que lleve a cabo mi familia yo no puedo responder. Respondo por mis actos”.

Y ni los diputados de Morena y mucho menos el gobernador, dijeron pío. Por el contrario, son ellos los que impulsan con todo, incluso con descaro, su candidatura para que se quede en el cargo.

Pobre Veracruz, caray. Pero veremos qué pasa. Dicen por ahí que del plato a la boca a muchos se les ha caído la sopa.

bernardogup@hotmail.com

Compartir