En la mira

Alcaldes encueran a sus líderes de PRI, PAN y PRD
Silverio Quevedo
Una auténtica rebelión de alcaldes contra los partidos políticos que los abanderaron en el 2017 se presentó en el programa Ocho Columnas de Radio Televisión de Veracruz que se transmitió por la plataforma zoom desde el municipio de Tempoal.
El columnista Maquiavelo describió en su espacio Se dice que, el enojo mayúsculo que debieron estar pasando los líderes del PRI y del PAN, Marlon Ramírez y Joaquín Guzmán Avilés por los ediles que se les salieron del huacal. Y que les debió haber purgado la aparente insurrección de los munícipes.
Pues peor aún les ha de haber caído como balde de agua fría este cónclave. Y es que el marco fue la sala de Cabildo de ayuntamiento enclavado en la llamada Huasteca Alta de Veracruz donde se realizó un control remoto en el que participaron el secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, y los ediles de Tancoco, Chalma, Tempoal, Naranjos, Tampico Alto, Ozuluama, Chinampa de Gorostiza, e Ixhuatlan de Madero.
Y por supuesto que la promulgación de la reforma electoral que apenas tenía 48 horas de haber sido publicada por el mandatario Cuitláhuac García Jiménez fue uno de los temas torales en las preguntas de los periodistas que hacen el programa.
Sobre todo por los señalamientos que han estado ejerciendo los dirigentes estatales de los partidos PRI, PAN y PRD en el sentido de que hubo coerción sobre los alcaldes para validar con su respectivo cuerpo edilicio la modificación constitucional que recorta en un 50 por ciento las prerrogativas de los organismos políticos.
Dice Maquiavelo que esto es lo que sin duda más les pega a los que dirigen a esos partidos, luego que son decenas de millones de pesos que dividido mensualmente les caen a sus arcas y para todos gastos tanto operativos como personales.
Y en dicha reunión los presidentes municipales se dejaron ir como “hilo de media” en sus respuestas, pues el común denominador es que no hubo presiones de parte del gobierno estatal y tampoco de los diputados del partido mayoritario que este caso es Morena, dándole al traste a todos los señalamientos que desde un inicio, han sido sistemáticos.
Por ejemplo Mariana Galván presidenta municipal de Chalma que llegó con las siglas del PRD refutó los argumentos de su líder Jesús Velázquez al afirmar: “Se llevó a cabo la sesión de cabildo y se tomó la decisión de apoyar la reforma pensando únicamente en el municipio ya que Chalma tiene un alto porcentaje de población indígena. Por mucho tiempo nos sentimos olvidados porque parecía que el norte llegaba hasta ciertas ciudades y hoy se ven muchos beneficios para el municipio”.
El edil anfitrión Abel Díaz Ponce mandó también un mensaje al dirigente priísta Marlon Ramírez Marín al asegurar: “Lo que diga mi partido no me dice nada porque yo fui elegido por el pueblo y trabajo para ellos y no para los partidos”.
Otro caso fue Armando Gómez quien es alcalde de Ozuluama y que se declaró abiertamente conservador, pero que por el tema de la reforma electoral se comparaba con el General Miguel Negrete cuando se cambió al bando liberal con una frase histórica: “Tengo patria antes de partido”.
Sin duda fue un golpe severo para los líderes de los partidos políticos, pues se les cayeron los argumentos con los que habían sostenido en últimos días su “teatro mediático”, el cual llegó a grado de escándalo cuando se plantaron en el Congreso local para exigir las actas de Cabildo de los municipios que al final fueron 143 los que avalaron la reforma.
Con ello recibieron un tiro por la culata y tendrán que aceptar lo que la mayoría ha decidido, la reducción de las prerrogativas y quedarse sin las prebendas lujos y dispendios que tanto les llama la atención para llegar a la presidencia de un comité estatal de los ahora organismos opositores.
Compartir