Mesa de redacción

Distractores

Enrique Yasser Pompeyo

Llama la atención la supuesta “efectividad” de la policía estatal para dar con los presuntos responsables del “robo” a una joyería de Xalapa.

Apenas habían pasado unas horas del hecho cuando se informó de la detención de dos sujetos que estarían involucrados en el “asalto” al negocio que se encuentra en el pasaje Enríquez en el centro histórico de la ciudad.

Pero más allá de esto, en todo el estado de Veracruz, desafortunadamente hay hechos delictivos graves, entre secuestros, violaciones, ejecuciones y feminicidios.

Intentar distraer la atención de los veracruzanos y de los medios de comunicación no logra nada, pues la violencia y la inseguridad mantienen a la población en un permanente estado de miedo e incertidumbre.

Más allá de las estadísticas están las familias veracruzanas que han perdido a un ser querido.

En este mismo espacio se presentó un recuento de hechos sangrientos que se registraron en tan solo cuatro días en diferentes puntos de la entidad.

Ojalá y las autoridades hubieran respondido con la misma “efectividad” como en el “robo” a la joyería.

Si es tanta la efectividad de las autoridades, así como de la Fiscalía General del Estado a cargo de Verónica Hernández Giadáns, ¿dónde están los autores intelectuales y materiales del homicidio del ex diputado local y ex dirigente de la CNC, Juan Carlos Molina Palacios?

¿Dónde están los personajes políticos señalados como presuntos responsables del asesinato de la periodista María Elena Ferral?

¿Dónde están los verdaderos responsables de la masacre del centro nocturno Caballo Blanco en Coatzacoalcos?

Estas son tan sólo tres interrogantes de las decenas de casos que se encuentran sin resolver en el estado.

La realidad es totalmente diferente. Los delitos del fuero común y de alto impacto continúan en todo el territorio.

Las autoridades han sido rebasadas, pese a que se diga lo contrario; los casos que reportan de manera diaria los medios de comunicación así lo demuestran.

A un año y medio del nuevo gobierno, la inseguridad ha empeorado en Veracruz y la escalada de violencia no tiene freno.

enriquepompeyo@hotmail.com

Compartir