Veracruz, de los estados con más ataques y saqueos a comercios: Alejandro Desfassiaux

Redacción Hora Cero

Las últimas cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública sobre el drástico descenso de delitos en México SI reflejan la realidad en la mayoría de los casos con algunas excepciones, pero NO las causas. Es decir, a raíz de la pandemia, la reducción en los delitos se debió a que la gente ya no se encontraba en el espacio público, por el confinamiento en casa y las operaciones detenidas de las empresas, lo cual originó que la delincuencia tuviera menos oportunidades, aseguró Alejandro Desfassiaux, Presidente de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial.

«La disminución de los delitos NO obedece a la aplicación de una política pública adecuada o a una nueva estrategia implementada por el Gobierno Federal en materia de seguridad pública, es más un tema circunstancial por la misma crisis sanitaria con la que nadie contaba, incluyendo los delincuentes», explicó.

Desfassiaux argumentó que, durante el periodo de confinamiento, la mayoría de las ONGs en México no pudieron realizar trabajo de campo ni generar encuestas a profundidad para contrastar con los datos oficiales, sin embargo, la mayoría de sus aproximaciones estadísticas coinciden con las cifras presentadas, lo que nos brinda certeza de cómo se comportó la inseguridad durante el periodo de aislamiento.

Lo que sí podemos contrastar con las declaraciones de las autoridades -prosiguió-, es que  algunos delitos de alto impacto aumentaron significativamente a pesar del confinamiento: Homicidio doloso, violencia Intrafamiliar, feminicidios y desapariciones forzadas.

«Los homicidios dolosos crecieron un 3.26% en el 2020. En los primeros cinco meses del año se registraron 14,631 víctimas de asesinato, un aumento respecto de los 14,169 casos en el mismo periodo del 2019 según datos del SESNSP. En contraparte, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) reportó un total de 308 feminicidios de enero a abril de este año, cuando en 2019 fueron 305 las víctimas», detalló.

A la par, el especialista argumentó que la organización México Social documentó que durante el primer trimestre de 2020 se presentaron 63,104 denuncias por delitos contra la familia, lo que significó un 20.7% más respecto del mismo periodo del 2019. Como un ejemplo a destacar, en el Estado de México la violencia intrafamiliar aumento en un 60%. Durante los dos primeros meses de confinamiento, las solicitudes de ingreso en los refugios para mujeres en México aumentaron 50%, además de que se incrementó en 77% el número de mujeres que están siendo atendidas en comparación con el mismo periodo de 2019.

El coronavirus no cesó la peste de desapariciones forzadas en México, afirmó Desfassiaux, sobre todo en Jalisco con 9.341 personas pendientes de localizar reconocidas por el Gobierno. Además, de acuerdo a la Fiscalía del Estado, en lo que va del año fueron localizadas 215 personas en fosas en esta región.

Otros delitos de menor impacto que se incrementaron durante la pandemia:

  • Hasta en un 26% los delitos de extorsión y fraude telefónico en los estados de Campeche, Ciudad de México y el Estado de México, según datos del CNSP.
  • Venta de productos y medicamentos apócrifos que son anunciados en redes sociales por parte de establecimientos que no cuentan con las autorizaciones debidas, ni son laboratorios que tienen un reconocimiento oficial.
  • Saqueo y ataques a comercios. Cinco entidades del país concentran 50% de los 89 intentos de saqueo a tiendas durante la epidemia por Covid-19. El Estado de México es donde más se han organizado estas convocatorias de robo, con 16 casos; la Ciudad de México es la segunda, con 14; después Nuevo León, con 7 intentos, así como Veracruz y Baja California, con 4 convocatorias cada uno.
  • Préstamos irregulares de persona a persona (gota a gota), otorgados con altas tasas de interés que, al no poder ser pagados por las víctimas, son extorsionadas de manera violenta.
  • Una serie de ataques hacia hospitales, médicos, enfermeras y personal del sector de salud que antes no se reportaban.

«Lo interesante será monitorear ahora que ya iniciamos el desconfinamiento o que al menos parece que lo iniciamos, cómo se van a disparar los delitos; ya que, con la crisis económica y el desempleo en aumento, todo se va a complicar. La consultora Integralia calcula que por la crisis económica y social derivadas del Covid-19 en México, habrá entre 6 y 18 millones de personas más que entrarán a la pobreza extrema, que las compensaciones por programas sociales no alcanzarán para disminuir este impacto y que habrá mayores saqueos y protestas por la situación económica. Es muy probable un potencial incremento a asaltos a transportistas de mercancías en carreteras y robos en vías ferroviarias», finalizó el experto en seguridad.

 

Compartir