Fracasó la estrategia del Gobierno Federal contra el Covid: Samuel Aguirre

Redacción

El dirigente del Movimiento Antorchista en el estado de Veracruz, Samuel Aguirre Ochoa, criticó el fracaso del gobierno federal en la política de salud implementada para hacer frente a la pandemia por el nuevo coronavirus en el país.

En entrevista, señaló que mientras la pandemia del coronavirus crece en todo el país el gobierno se achica; pues México se ubica en el cuarto lugar mundial de decesos con más de 35 mil 491 muertos, solo superado por Estados Unidos, Brasil y Reino Unido. Mientras que en casos confirmados, en séptimo lugar, por debajo de Estados Unidos, Brasil, India, Rusia, Perú y Chile, esto de acuerdo a los datos emitidos por la Universidad de Jhons Hopkins.

El dirigente antorchista dijo que el presidente López Obrador volvió a insistir en que “la pandemia está a la baja y perdiendo intensidad”; esto, en medio de las críticas cada vez más fuertes a los resultados de la estrategia de su gobierno.

“Cada vez son más los mexicanos que piden la renuncia de López Gatell a través de las redes sociales con el hashtag #FueraGatell, que se ha convertido en un peso muerto para el presidente, ya que los decesos han rebasado con mucho el número que él pronosticó torpemente al inicio de la pandemia, mermando su imagen y la de el país que hoy está claramente rebasado y desbordado en medio de una apertura caótica que terminará aumentando muertes y contagios”.

Aguirre Ochoa, destacó que la estrategia de López Gatell se centró solamente en evitar un colapso en el sistema hospitalario nacional, pero no en proteger la vida de los mexicanos ni evitar la propagación del virus por todo el territorio nacional.

“Las mismas cifras oficiales, con todo y sudregistros, confirman el fracaso absoluto y total del modelo de contención que le vendieron al presidente: porque a pesar de los porcentajes que muestran cada noche hospitales con capacidad para seguir recibiendo pacientes, la realidad es que siguen muriendo mexicanos, muchos de ellos en los mismos hospitales y otros en sus casas o en la calle porque se negaron a recibirlos en los hospitales”.

Recordó que México no tomó medidas adecuadas a tiempo, ni en el cierre de fronteras que sí ordenaron otros países, ni en la realización de pruebas que recomendaba la Organización Mundial de la Salud y que ayudó a contener y mitigar la pandemia en varias naciones.

“Nadie podrá olvidar cuantas veces, ya en plena epidemia, desde el gobierno, lo mismo el presidente, que su subsecretario o los gobernadores de los estados, dijeron que no pasaba nada, que el Covid no era tan grave ni tan letal, que se podía salir a la calle y no debían suspenderse eventos masivos. Cuando reaccionaron y decretaron el confinamiento, ya el virus se había esparcido y a pesar del sacrificio de millones de familias que se quedaron en casa, el daño económico y la falta de apoyos desde el gobierno terminaron por hacer que se ordenara una apertura dispareja y sin lineamientos federales claros, que solo volvió a poner en riesgo a una población que hoy se ve ya tan cansada y escéptica, que opta por ignorar cualquier medida sanitaria y de restricción”, puntualizó el líder social.

Aguirre Ochoa recalcó que hoy en día el subsecretario de salud federal, culpa a los estados de no tener el control de la reapertura, después de que fue él mismo y el presidente de la República quienes renunciaron a la facultad constitucional de imponer las directrices nacionales obligatorias a través de Consejo de Salubridad General.

“Cuando López Obrador dijo no vamos a pelear y que cada quien tome sus decisiones de manera voluntaria sin imposiciones lo único que queda claro es que por más discursos, conferencias, videos y cantinfleo de las autoridades, lo que hoy percibimos y vivimos los mexicanos es que vamos solos, a la deriva y por nuestra cuenta en medio de la peor pandemia humana de la época moderna”.

Finalmente, el dirigente social mencionó que los efectos desastrosos en el terreno económico, la tragedia desatendida de desempleo el número de personas en condición de pobreza extrema por ingreso se elevará de 22 a 38 millones de personas en México para este año, de acuerdo con un estudio de la UNAM.

Ante esto, dijo: “debemos sacar la conclusión, de que un individuo solo, por muy inteligente que pudiera ser, no podrá resolver los problemas del país; se requiere de la unidad y la organización de todo el pueblo consciente, en una gran organización que trabaje para construir un país distinto, en el que haya empleos para todos y buenos salarios”.

Compartir