Productores porcícolas piden defender presupuesto para el sector

Redacción

Integrantes de la Comisión de Ganadería y productores porcícolas coincidieron en que combatir la corrupción no debe ser pretexto para desmantelar la infraestructura de ese sector, que ha tardado años en construirse y que impediría llegar a la soberanía alimentaria.

En reunión con la Organización de Porcicultores del País (OPORPA), para conocer su situación ante la crisis sanitaria y económica provocada por el SARS-Cov-2, los legisladores se manifestaron por hacer una propuesta concreta que defienda los intereses de este sector en general y proteja especialmente a los pequeños y medianos productores.

El presidente de la Comisión, diputado Eduardo Ron Ramos (MC), se pronunció por iniciar los trabajos hacia la elaboración de una “ley espejo”, a fin de que los cobros de contenedores que ingresan a México sean iguales a los que salen hacia Estados Unidos.

Consideró que las opiniones de los porcicultores ayudarán a obtener una atinada propuesta que se abordaría en la discusión del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF). El año pasado se hizo un planteamiento aceptable, “muy medible por todos y al final ya sabemos qué pasó”, comentó.

El diputado Jorge Eugenio Russo Salido (MC), coordinador de la Subcomisión Porcina, afirmó que la crisis económica y de salud no deben ser pretexto; al contrario, es necesario invertir en las actividades detonadores de riqueza para México. “Dos presupuestos han ido dirigidos a desmantelar al sector, y el Covid no debe ser excusa”.

El diputado Carlos Iván Ayala Bobadilla (Morena) dijo que se está a tiempo de tener una estrategia que impacte en el próximo presupuesto; sin embargo, enfatizó, el Legislativo está para corregir lo que se hizo mal. “La carne de puerco es la que más consume la gente, por lo que si la industria está quebrada no habrá la autosuficiencia alimentaria que se busca”.

Su correligionario, el diputado Roque Luis Rabelo Velasco, pidió diseñar una propuesta coherente hacia el próximo presupuesto, ya que los problemas económicos derivados de la pandemia dejan a México en una situación difícil. “No hay que pedir las perlas de la virgen, sino corregir aspectos; el Servicio Nacional de Sanidad Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) necesita el presupuesto correcto”.

Del PRI, el diputado Juan José Canul Pérez consideró que se debe proteger la inversión en infraestructura y sanidad, porque se está acabando con toda la parte del sector social en la porcicultura, a pesar de que la carne de cerdo es la tercera fuente de proteína en México y que se tiene la capacidad de producir aún más en las entidades, pero no hay apoyo.

El diputado Francisco Javier Guzmán De La Torre (Morena) coincidió en elaborar una petición congruente, bien pensada y diseñada. “Basta del muro de los lamentos, ya se conocen las inconformidades, pero con la participación de todos se puede armar un buen paquete”, expresó.

Por el PT, la diputada Olga Juliana Elizondo Guerra pidió hacer un exhorto concreto en donde todos actúen de forma responsable, abarcando desde el pequeño al gran productor, pues son quienes dan vida al Producto Interno Bruto, además de ser congruentes en el tema de sanidad. “Todos vamos contra la corrupción, pero no debemos desarropar a sectores tan importantes como el pecuario”.

El diputado Jesús Guzmán Avilés, del PAN, señaló que es necesario considerar que si el cálculo del presupuesto se basa en la hipótesis de que solamente existe corrupción habría una debacle en el campo, que es fuente de empleos. Puntualizó que no hay equilibrio entre las importaciones y la producción nacional, además de que la sanidad quedaría en cero pesos para respaldarla.

Heriberto Hernández Cárdenas, presidente de la OPORPA, dijo que están de acuerdo en que la corrupción se combata a fondo, pero que no sea el pretexto para desmantelar instituciones que han sido el sustento de dos millones de familias. Destacó que la industria porcina no sólo estira la mano para pedir recursos, ya que ha puesto de su parte en la corresponsabilidad y generación de ingresos.

Explicó que desde la puesta en marcha de las fases por la pandemia se lesionó la economía del sector, con impacto mayor en los productores, porque sus ventas disminuyeron en 30 o 40 por ciento.

Agregó que el aumento del dólar generó un alza en los costos del alimento para cerdos. “Somos una industria que genera 350 mil empleos directos y 1.7 millones indirectos. El valor es de unos 62 mil millones de pesos”, expuso.

Marilú Ábrego Chávez, presidenta de la Confederación de Porcicultores Mexicanos (CPM) manifestó que la sanidad de los animales criados en México está avalada, pero se está poniendo en riesgo a todos los productos ante la propuesta de desaparecer programas y organismos.

“En el Presupuesto de Egresos de la Federación posiblemente desaparezcan los recursos al Fomento Ganadero y el Crédito a Pequeños Productores, pero se requiere preservar el tema de la sanidad”, advirtió.

Compartir