Los mexicanos aprendemos a la mala y los veracruzanos no somos la excepción.

A pesar de los miles de contagios y muertes por COVID-19, la gente no se cuida; Xico es ejemplo de irresponsabilidad al realizar aglomeraciones.

Solamente hasta que la muerte llega es como se entiende, pero ya será demasiado tarde.

Compartir