Los ayuntamientos de Poza Rica, Coatzacoalcos y Xalapa son el mejor ejemplo de que la improvisación puede hundir a una ciudad.

En esos tres municipios las quejas de la población por inseguridad, desempleo, falta de obra pública y de atención médica son constantes.

 

Compartir