Trabajadores de la construcción resienten baja en ingresos

Francisco De Luna /

Xalapa, Ver.-Gilberto Flores heredó el oficio de su padre: albañil. Actividad con la que desde hace 35 años ha logrado solventar económicamente los gastos familiares, pero ahora, su trabajó mermó por los casos de coronavirus.

El jornalero tiene 46 años de edad y radica en Coatepec, municipio conurbado con la ciudad de Xalapa donde este sector laboral ha padecido por la baja en la construcción.

Reconoce que a pesar de que continúa llevando a cabo obras pequeñas en el «Pueblo Mágico», algunos de sus clientes han detenido los trabajados de manera temporal para evitar contagios por la pandemia.

El albañil indicó que recientemente tres personas decidieron suspender los trabajos programados por Gilberto, para evitar que él y sus ayudantes de albañilería ingresaran a sus casas.

Algunos trabajadores de la construcción se quedaron sin empleo por la pandemia y debieron buscar opciones para llevar el sustento a sus familias.

Por ello, vieron la pepena como una oportunidad para recolectar materiales reciclables y ganar unos pesos. Otros albañiles prefirieron vender frutas y verduras, para no quedarse sin ingresos económicos.

A su juicio, los albañiles enfrentan una situación similar en toda la entidad veracruzana.

Gilberto menciona que los apoyos por parte del ayuntamiento de Coatepec han sido insuficientes, toda vez que solo les dieron una despensa durante los cuatro meses que van de la contingencia sanitaria.

“Nos dieron una despensa hace como tres meses, pero sirvió nada más para una semana».

El trabajador actualmente construye la segunda planta de una vivienda, cuyas ganancias son principalmente para contribuir a la economía familiar.

Compartir