En política queda claro que ya no importan las lealtades y mucho menos los principios o la ideología.

Los ocho diputados locales panistas yunistas son el mejor ejemplo de ello; lo único que al parecer vale son los intereses personales y los acuerdos.

Compartir