Al pie de la letra

SSP: COMPLICIDADES

 

Raymundo Jiménez

La madrugada de este domingo, en el municipio de Papantla, fueron hallados los cadáveres de Ismael Domínguez Conde y Yeraldi Cortés Pérez, dos elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) adscritos a la Fuerza Civil que laboraban en el Centro Estatal de Comando, Comunicaciones, Cómputo, Control, Coordinación e Inteligencia (C-5), de Boca del Río.

Domínguez Conde, enlace administrativo, y su auxiliar Cortés Pérez desaparecieron desde el viernes pasado, según reportaron sus familiares. Sus cuerpos fueron encontrados en bolsas negras, a un costado de la carretera Papantla-Gutiérrez Zamora, cerca de la congregación Totomoxtle.

Resulta extraño que los criminales hayan logrado burlar un retén militar instalado sobre la autopista Cardel-Laguna Verde.

¿Qué descubrieron o qué hicieron para que los hayan ejecutado? ¿Quiénes los eliminaron? ¿Fueron sicarios de algún grupo criminal o sus cómplices infiltrados en los cuerpos de seguridad?

Y es que al interior de la SSP a cargo del neoleonés Hugo Gutiérrez Maldonado siguen ocurriendo situaciones graves como las que ya fueron denunciadas en mayo pasado por familiares de tres desaparecidos en los municipios de José Azueta y Tesechoacán, en el sur del estado, los cuales fueron detenidos supuestamente por elementos de la Fuerza Civil.

La semana anterior circuló en las redes sociales un par de videos, en uno de los cuales gente sin identificar que presuntamente está “limpiando” a Veracruz de criminales interroga a Miguel de Jesús Castillo Hernández, comandante de la policía municipal de Jamapa, el cual confiesa –vendado de los ojos y semidesnudo– que con la supuesta autorización de la alcaldesa Florisel Ríos Delfín detienen y entregan a “personas incómodas” al comandante de la Fuerza Civil de Soledad de Doblado, Rufino Jiménez Jiménez, quien asegura subió a los desaparecidos a su patrulla 3634.

A este mando policiaco le atribuyen varias desapariciones en Boca del Río, Jamapa, Medellín y Soledad de Doblado.

Además de la alcaldesa de Jamapa implican también al presidente municipal de Paso de Ovejas, Abel Ramírez Coria, y a su hermano Policarpio.

Mencionan además a Luis Alberto Gallegos Castillo, alias “La Roca”, delegado de la SSP en Soledad de Doblado, a quien acusan de trabajar bajo las órdenes de Enedino Utrera e instalar retenes para desaparecer a quien le estorbe a la alcaldesa de Jamapa.

Señalan además a Candelario Utrera, hijo de Enedino, del robo de tráileres y del trasiego de droga en Soledad de Doblado y Jamapa, principalmente.

En el otro video son interrogados y ejecutados dos miembros del llamado “Cártel de Los Viveros”, un supuesto grupo de “autodefensas” liderado por Pedro “El Cuate” Viveros, que opera con la presunta protección de las autoridades municipales de Playa Vicente y Santiago Sochiapan pero que según confiesan los detenidos  se dedican al robo de ganado, secuestro y extorsión.

Los autores del video, quienes se identifican como “Pueblos Unidos”, exigen a las autoridades que “investiguen y dejen de recibir dinero bañado en sangre”, pues aseguran que “la Fuerza Civil recibe 200 mil pesos quincenales por cuidarlos”.

 

EL HIGO, CONFLICTO EN PUERTA
Donde nos pronostican que las cosas comienzan a ponerse color de hormiga con motivo del próximo proceso electoral es en el municipio de El Higo, en el norte del estado, pues la alcaldesa de dicho lugar, Juana María Martínez Guerrero, insiste en imponer a su sobrino Víctor de la Garza como candidato a la presidencia municipal el año entrante.

Y es que nos comentan que el presunto aspirante, en últimas fechas, ha estado repartiendo apoyos entre la población, lo que obviamente muchos consideran como actos anticipados de campaña; además de que cuestionan su desarraigo en dicha municipalidad ya que la mayor parte de su vida la ha pasado en Xalapa donde ha ocupado cargos de medio pelo en el gobierno estatal y actualmente se desempeña como secretario particular de la diputada local priista Erika Ayala Ríos, quien además le habría conseguido, como lideresa sindical del Colegio de Bachilleres del Estado de Veracruz –según nos confiaron empleados del COBAEV–, sendas plazas administrativas que no trabaja, pues nadie se explica a qué hora atiende su labor en esa prestigiada institución educativa si todo su tiempo lo pasa en el Palacio Legislativo.

Por si fuera poco, nos adelantan que estarían por hacerse públicas algunas denuncias de ciudadanos que aseguran haber aportado importantes sumas de dinero para el trámite de placas de taxi que supuestamente este joven les iba a tramitar en la CNOP que también lidera la diputada Ayala Ríos, y que hasta el momento no les ha entregado.

Por lo mientras, vecinos de El Higo amagan con tomar el Palacio Municipal si la alcaldesa Martínez Guerrero insiste en seguir promoviendo con recursos públicos a este sobrino incómodo.

Servidos.

Compartir