El Ayuntamiento de Xalapa no mide con la misma vara, acusan los vendedores del parque Juárez, quienes señalan que a ellos les impiden vender, mientras que a los tianguistas sí se les permite funcionar de manera más o menos normal.

Los comerciantes semifijos piden que se reabra el espacio, pues ya no tienen dinero para pagar la luz, el agua y el gas; mientras, las autoridades locales no saben qué hacer ante la crisis económica que ellos mismos provocaron.

Compartir