Exequias del párroco del Dique serán privadas: Arquidiócesis de Xalapa

Redacción Hora Cero

La tarde de este 9 de agosto de 2020 falleció el presbítero Gilberto Suárez Rebolledo, quien se encontraba internado en un hospital de la capital del estado. Tras su muerte, la Arquidiócesis de Xalapa externó sus condolencias.

«Su partida inesperada a la casa paterna nos ha sorprendido a todos ya que había evolucionado positivamente de su padecimiento y se esperaba incluso que pronto fuera dado de alta», citó en un comunicado.

Suárez Rebolledo era un colaborador cercano del arzobispado, se desempeñaba como Vicario General de la Arquidiócesis de Xalapa; tenía además el encargo de ser párroco en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe; fue profesor de muchas generaciones.

«Era una persona de muy buen trato con todos, amistoso, cordial, de un carácter alegre y entusiasta, era una persona muy conocida y apreciada, se caracterizaba por su servicio y entrega a los demás, su gusto por la Sagrada Escritura le motivaba continuamente a ofrecer cursos de actualización bíblica a sus feligreses», abundaron.

El Padre Gilberto -continuaron-, se caracterizaba por una devoción genuina a la Santísima Vírgen María, a quien se había consagrado desde el momento de su ordenación; su paso por la Basílica de Guadalupe será recordado en esta ciudad de Xalapa; él fue quien promovió que el santuario de Guadalupe ubicado en la zona del Dique, fuera elevado a la dignidad de Basílica Menor.

Fue Vicario Episcopal de los Laicos, profesor del Seminario, acompañante espiritual de muchas personas; asesor diocesano de varios movimientos eclesiales. Sus cualidades humanas las puso al servicio del Evangelio.

El Padre Gilberto nació en Xalapa el 14 de diciembre de 1958. Sus padres son el Sr. Wilfrido Rafael Suárez Teova y la Sra Ana María Rebolledo Landa. Hizo sus estudios de Humanidades y de Filosofía en el Seminario Regional de Veracruz.

Los estudios teológicos los cursó en la Universidad Pontificia de México, donde también hizo la licenciatura en Sagrada Escritura. Una vez reincorporado a la Arquidiócesis fue enviado al Seminario Mayor de Xalapa donde estuvo como formador de tiempo completo durante los años de 1987 hasta septiembre de 1996.

Ahí impartió clases de Biblia a muchas generaciones, ofreció cursos de Antiguo y Nuevo Testamento. En septiembre de 1996 fue nombrado párroco de la iglesia de la Resurrección del Señor. Más tarde, el 19 de junio de 2004 fue trasladado a la Iglesia de San Pío X, donde fue primero rector y luego se convirtió en el primer párroco de esa comunidad el 1 de octubre de 2005.

El 12 de octubre de 2009 fue trasladado y nombrado párroco de la Iglesia y Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe en Xalapa. El 7 de enero de 2011 recibió el nombramiento de Vicario General.

Por este motivo se convirtió en miembro del Consejo de Consultores, Miembro del Consejo de Asuntos Económicos y miembro nato del Consejo Presbiteral.

«El servicio de Vicario General lo desempeñó hasta el día en que Dios lo llamó a la vida eterna, el 9 de agosto de 2020. Su partida de este mundo nos parece demasiado rápido, pero nos consuela el hecho de que ya entrado en la eternidad. Fue llamado de este mundo el día en que celebramos el triunfo de Cristo sobre la muerte para entrar al domingo que no conoce ocaso. Descanse en paz el Padre Gilberto Suárez Rebolledo, que sus obras lo acompañen al presentarse al divino juez, nosotros lo encomendamos a la misericordia de Dios, en la que creyó y siempre esperó. Creemos en la resurrección de los muertos y la vida eterna. Esperamos un día encontrarnos con él y sentarnos a la mesa del Reino de los Cielos», manifestaron.

Sus exequias serán celebradas de forma privada. «Expresamos nuestra cercanía a la familia Suárez Rebolledo, especialmente a sus padres y hermanos; le damos gracias a Dios por el servicio que a manos llenas el Padre Gilberto ofreció en vida a tantos feligreses».

Compartir