Pide Antorcha mejorar escuelas en el Tatahuicapan

Redacción Hora Cero

Estudiantes de seis comunidades de la sierra de Tatahuicapan piden la intervención de la Secretaría de Educación y la Dirección de Espacios Educativos ante las condiciones en que tienen que estudiar. Tal es el caso del Telebachillerato de “Sochapa”, donde alrededor de 60 jóvenes de seis comunidades toman sus clases en bancas habilitadas de madera, bajo la sombra de un árbol; no cuentan con plaza cívica, sin embargo, cada lunes realizan con entusiasmo los honores a nuestros lábaros patrios.

La escuela carece de servicios de energía eléctrica, agua potable; se tiene habilitada una letrina ante la falta de baños, los pizarrones con los que cuentan están partidos y otros desmoronándose por la antigüedad, entre otras carencias.

Ahí toman clases jóvenes de las comunidades de: Sochapa, Magallanes, Úrsulo Galván, Tecuanapan, Mezacalapa y Agua Fría; todas ellas de la sierra del municipio de Tatahuicapan, una zona carente de señal telefónica e internet, sin descartar que es nula la llegada de apoyos por parte del gobierno federal y del estado.

Aún con estas condiciones, muchos los estudiantes de las comunidades vecinas tiene que caminar hasta 2 horas para llegar a la escuela.

Vicente Cruz Pablo, agente municipal, recordó que la escuela se formó hace 12 años, ante la necesidad de que los jóvenes de la comunidad de Sochapa y vecinas pudieran formarse.

“Nos pusimos de acuerdo entre todos los habitantes de la zona para habilitar unas aulas y nuestros hijos pudieran aprender ahí; luego nos respaldamos con Antorcha Campesina para que nos apoyaran a traer una escuela a la comunidad”.

Por su parte, Juan Bautista Hernández, presidente del comité de gestión de la escuela, mencionó que la escuela empezó a funcionar desde el año 2008, bajo aulas que se habilitaron; “seis años despues, en el 2014 se iniciaron los primeros trabajos en la construcción de la escuela, esto gracias a que Antorcha Campesina nos apoyó con las gestiones al gobierno del estado”.

Sin embargo, dijo: “Pensamos que se iba cumplir el sueño para nuestros hijos de poder contar con una escuela bien hecha, con bancas y pizarrones, pero solo trabajaron por un tiempo porque desde el 2016 los salones quedaron en obra negra, no termiaron; lo que nos comentan es que el gobierno no ha querido liberar dinero para que la empresa termine las aulas».

Es por ello que tanto los estudiantes como los padres de familia solicitan al gobierno estatal la conclusión de las aulas, pues estas presentan un avance del 75 por ciento.

Compartir