La Ley Seca que implementó el Ayuntamiento de Xalapa no sólo afecta a los bares, cantinas y restaurantes, sino también a la industria de las artes gráficas.

Los negocios de esos giros consumen un alto volumen de artículos impresos, como portavasos, manteletas, comandas, carteles y lonas, entre otros.

La delegación local de la Cámara Nacional de la Industria de las Artes Gráficas, Canagraf, pidió que el Ayuntamiento local reconsidere la medida, dado que la economía del sector se encuentra al borde del colapso.

Compartir