Suspensión de clases presenciales impacta a casas de huéspedes, pupilos y rentas

Francisco De Luna /

Xalapa, Ver.-La renta de cuartos y pensiones para estudiantes era la manera de subsistir económicamente para varias familias de la ciudad de Xalapa, principalmente en la zona donde se ubican las instalaciones de la Universidad Veracruzana (UV).

Lo mismo en el área del Instituto Tecnológico Superior de Xalapa, donde varias cuarterías están prácticamente vacías, ante la ausencia de estudiantes por la pandemia del coronavirus.

La señora Gloria Hernández, es una de las vecinas que durante años puso en renta espacios para los estudiantes que llegaban de diversos municipios de la entidad, incluso del país.

Y desde marzo a la fecha, es decir desde hace cinco meses que este negocio se fue a pique al cien por ciento, pues los muchachos empacaron sus pertenencias y se regresaron a sus lugares de origen.

Mientras que para este nuevo ciclo escolar, no hay familias, ni muchachos en busca de pensiones o las rentas para sus estancias. Cada año en estas fechas ya había lugares apartados.

Los de mayor demanda siempre son aquellos que están cerca de las facultades, pero ahora nada de eso sucede como por lo menos hace un año ocurrió, explica otro de los vecinos de la colonia Isleta (en Los Lagos).

Pero también cuentan que algunos se fueron y dejaron adeudos y ninguna promesa de regreso pues las autoridades educativas no saben cuándo será seguro retomar actividades en las aulas, pues por el momento las clases no serán presenciales.

“Desde marzo que vimos en las noticias que empezó la pandemia pues ya desde ahí les dijeron que ya no iba a haber clases y pues ya no iba a regresar y hasta ahorita no ha regresado y no nos han pagado nada y pues mi esposo nada más tenemos un puestecito ahí de dulces y con eso nos vamos ayudando”, comentó doña Gloria Hernández Viveros.

Dueños y responsables de casas, edificios y hoteles de la calle 13 de septiembre en la colonia Isleta localizada a un costado de la zona universitaria en Xalapa, explican que han tenido que recurrir a otras actividades para generar ingresos pues al igual que a cientos de negocios en la ciudad la pandemia les arrebató todas sus ganancias.

La mayoría de los cuartos en renta contaban con servicios de agua, electricidad, internet y hasta alimentos, con pagos que oscilaban entre los mil y 2 mil pesos al mes.

En algunos casos, cada inicio de ciclo escolar ofrecían los descuentos especiales, pero ahora nada de esto pareciera regresar a la normalidad.

Compartir