Hora cero

Crímenes de odio en Veracruz

Luis Alberto Romero

En Veracruz  continúan los crímenes de odio y la población exige avances en las investigaciones.

De acuerdo con la Coalición Estatal Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Travesti, Transgénero e Intersexual (LGBTTTI), en territorio veracruzano, durante 2018 se registraron 28 asesinatos contra integrantes de esta comunidad.

En 2019, de acuerdo con la fuente, hubo 32 casos; y en lo que va de 2020, 19; lo peor, apuntan los activistas, es que las autoridades encargadas de la procuración de justicia no han presentado avances y se desconoce si existen investigaciones en curso.

Los crímenes de odio se han registrado prácticamente en todas las zonas de la geografía veracruzana, en el norte, centro y sur. Por citar algunos municipios; Coatzacoalcos y Minatitlán, Poza Rica, el puerto de Veracruz, Xalapa, Martínez de la Torre, Tlapacoyan, Misantla, Orizaba y Córdoba.

Algunos casos han tenido mayor repercusión mediática que otros, pero no por ello dejan de ser importantes; los asesinatos de Abiram Hernández o de Alaska Contreras, por citar sólo dos ejemplos, hasta el momento no han sido esclarecidos.

El primero se registró en Xalapa el 30 de marzo de 2019. El integrante del Centro de Servicios Municipales (CESEM) fue hallado asesinato en el interior de su vivienda en la colonia Arboleda del Sumidero. El segundo caso se registró en el municipio de Martínez de la Torre. De acuerdo con el reporte oficial, el cuerpo fue encontrado en un predio de la colonia Ejidal.

La comunidad LGBTTTI también denuncia que hay un marcado desinterés de las autoridades por no darles la categoría de crímenes de odio, por lo que son clasificados como crímenes pasionales; incluso, en algunos casos a las víctimas se les ha relacionado con grupos delincuenciales.

Un caso reciente es el de Luis Paulino, alias “La Brandy”, quien fue asesinado junto con su madre, en Puente Nacional; ambos presentaban lesiones hechas con armas punzocortantes. El hecho se registró apenas este miércoles en la localidad de Cabezas de ese municipio; los cuerpos fueron encontrados en su vivienda que también había sido habilitada como depósito de cervezas, por lo que una de las líneas de investigación se relaciona con el robo común.

La situación que prevalece en la entidad ha escalado al grado de que la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), ha condenado los crímenes de odio por homofobia, “observamos con preocupación el incremento de discursos y acciones que constituyen una amenaza a los derechos de la población LGBTTTI; los contextos en los que estas narrativas toman fuerza permiten la existencia de crímenes de odio como los que se han materializado en el estado de Veracruz”.

Por ello, hizo un llamado a las autoridades a tomar todas las medidas necesarias para contrarrestar las actitudes homofóbicas y transfóbicas, así como a promover el respeto hacia la población LGBTTTI.

De acuerdo con los compromisos internacionales en materia de derechos humanos que México ha adquirido, el Estado tiene la obligación de proteger el derecho de las personas LGBTTTI a la vida y a la seguridad personal.

Los activistas y las organizaciones veracruzanas que se enfocan en dichos temas exigen una reunión con la titular de la Fiscalía General del Estado, pero hasta el momento no se ha dado, justificando que debido a la pandemia no se puede llevar a cabo.

La comunidad también demanda que el gobierno o el organismo autónomo integren una fiscalía especializada con el objetivo de que haya avances en las investigaciones, pues el temor que existe es que se dé carpetazo a todos los casos. @lusiromero85

Compartir