Hora cero

El escenario veracruzano rumbo a 2021

Luis Alberto Romero

Todo indica que 2021 será un año sumamente complicado para todos.

La pandemia de Coronavirus no sólo implica una emergencia sanitaria, sino también una profunda crisis financiera, a la cual seguirá, de acuerdo con los pronósticos de especialistas en la materia, un periodo de recesión, la reducción en la actividad económica del comercio y la industria.

El desempleo es cada vez mayor y 2021 podría ser todavía peor que el presente año.

Prácticamente todos los sectores productivos han enfrentado o enfrentan problemas por esta crisis, pero principalmente el comercial y el de los servicios.

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social, por ejemplo, consignan una pérdida de más de 50 mil empleos formales en la entidad durante los meses de la pandemia. En el ámbito nacional, la cifra podría superar el millón.

Sólo entre mayo y abril, Veracruz observó la pérdida de más de 43 mil espacios laborales.

El comercio y los servicios son probablemente los sectores más afectados, pero la mano de la pandemia tocó a todos los sectores de la economía.

Probablemente la industria farmacéutica sea de las pocas que se salvan, pero en general, el daño es de tal magnitud que pasarán muchos años para volver a la normalidad como se conocía antes del Covid-19.

Este martes, por cierto, el secretario de Finanzas y Planeación del Gobierno del Estado, José Luis Lima Franco, se refirió al presupuesto para 2021; dijo que éste será austero, conforme a los lineamientos establecidos por la federación. De entrada, el presupuesto 2021 será inferior al del presente año. Probablemente un 3 por ciento, señaló el funcionario, quien descartó despidos de personal o reducción de salarios de los burócratas, pero adelantó que habrá un ajuste en el gasto corriente.

Lima Franco adelantó que en 2021, el Gobierno del Estado podría ejercer entre mil 500 y dos mil millones de pesos menos que en 2020. Ello significa que habrá una administración más austera y también un recorte en el gasto de direcciones y secretarías no esenciales.

El gobierno estatal difícilmente podría recortar recursos para seguridad, salud o educación, que por su naturaleza son considerados rubros esenciales en toda administración, pero seguramente habrá menor presupuesto en los organismos autónomos, y en áreas que no son estratégicas.

Ese tema se conocerá a detalle una vez que el Ejecutivo presente al Congreso su proyecto de presupuesto de egresos para 2021. Todo lo que se diga antes entrará en el terreno de la especulación; lo único cierto es que el 2021, el gobierno estatal ejercerá menos dinero que en el presente año.

En cuanto a la iniciativa privada, el escenario predecible implica más crisis, recesión en la actividad económica, menores ingresos para todos y mayores niveles de desempleo.

Muy probablemente ese será el contexto en que se desarrollará la contienda electoral del año próximo. Ojalá los temas relacionados con la pandemia, la crisis sanitaria, el desempleo, el daño a la economía y los recortes en el gasto público no terminen por politizarse. @luisromero85

Compartir