La ola de violencia continúa en la entidad. El ataque a un taller mecánico en Xalapa, donde murió una persona, y el intento de secuestro de otra en Coatzacoalcos, que derivó en un asesinato, son muestras claras de que urgen acciones.

Los veracruzanos viven en la incertidumbre y las autoridades encargadas del área deben brindar la seguridad necesaria para evitar que se genere una espiral de inseguridad, de la que más adelante, sea difícil de salir.

Compartir