Hora cero

Tiempos de austeridad en el Gobierno de Veracruz

Luis Alberto Romero

Toda apunta a que 2021 será un año todavía más austero para el gobierno de Veracruz en términos presupuestales.

El pasado primero de septiembre, el titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación, José Luis Lima Franco, adelantó que el presupuesto se reducirá en tres por ciento durante dicho ejercicio fiscal.

El funcionario del gabinete veracruzano adelantó que  el presupuesto será austero, acorde con la realidad nacional y con las necesidades derivadas de la pandemia.

Lima Franco descartó despidos en el gobierno estatal y dijo que ajustarán el gasto corriente.

Ese política de austeridad se reflejará en todas las instancias de gobierno, en todas las dependencias y lo más seguro es que en los tres poderes.

De forma reciente, el presidente de la Junta de Coordinación Política en el Congreso del Estado, Juan Javier Gómez Cazarín, anunció que reducirán el presupuesto de la Legislatura para el siguiente año.

También dio a conocer que disminuirá el salario de los diputados locales de Veracruz.

«Como presidente de Jucopo estoy dispuesto a recortar el presupuesto del Congreso del Estado. Por primera vez en la historia el Congreso no aumentó ni un sólo peso del presupuesto y hemos estado trabajando con lo mismo».

En 2020, el presupuesto del Poder Legislativo del Estado fue de 776 millones 116 mil 100 pesos; en 2021 será significativamente menor.

De esos datos se desprende que el próximo año, la austeridad del gobierno del Veracruz llegará al extremo.

En los años recientes, los programas de austeridad han sido una constante en el gobierno veracruzano.

Durante el gobierno de Javier Duarte, por ejemplo, se publicaron al menos 7 documentos con medidas que supuestamente reducirían el gasto público; en 2010 se emitieron los lineamientos generales y específicos de disciplina, control y austeridad del Poder Ejecutivo; en 2011, el programa de reducción del gasto corriente; en 2012, los lineamientos de control y contención del gasto público; en 2014, las medidas de contención del gasto y ejercicio de los recursos públicos; en 2015, las acciones del plan de ajuste al gasto público; y otras más; ninguna de ellas sirvió, porque ese fue el gobierno con el mayor gasto y la mayor deuda en la historia veracruzana.

La administración de Miguel Ángel Yunes también anunció acciones para evitar el gasto y el endeudamiento excesivo; y nada, el problema siguió.

El presente gobierno estatal publicó en febrero de 2019 sus lineamientos de austeridad y contención del gasto; de hecho, muy probablemente la actual administración veracruzana es la más austera  de las últimas dos o tres décadas en Veracruz.

En cuanto al Congreso local, podríamos decir que la presente legislatura pasará a la historia de Veracruz por tres medidas relacionadas con la contención del gasto público: el recorte a las prerrogativas para los partidos políticos, la reducción del presupuesto para el propio legislativo y la disminución al salario de los diputados, algo que no tiene precedente en la entidad. @luisromero85

Compartir